BADA 2017: un encuentro directo y sin barreras entre el público y los artistas contemporáneos

0
350



“Giuseppe”, una obra de Lean Frizzera

Del 31 de agosto al 3 de septiembre, el Pabellón Verde de La Rural será el epicentro de una incipiente revolución de la industria artística local. Se llevará a cabo la 6ta edición de BADA (Boutique de Arte Directo de Artista), la feria de Arte Contemporáneo que busca eliminar las barreras entre el público y artista, incentivando la adquisición sin la intermediación de las galerías y fomentando el coleccionismo joven a través de precios accesibles.

250 artistas contemporáneos, algunos ya de reputación y otros emergentes, estarán en un contacto permanente y directo con la gente durante cuatro días. Hablarán sobre sus obras, su relación con el arte, y responderán a cualquier inquietud. Buscarán acortar la brecha y demostrar que la industria del arte está abierta para todos aquellos que se animen a descubrirla.

Una de las fotografías de Céline Frers

Se trata de una nueva alternativa al circuito tradicional de galerías. BADA es un encuentro de arte contemporáneo creada especialmente para facilitar la llegada a un público que no necesariamente posee conocimientos profundos del arte y el arte en la Argentina, pero que busca adentrarse.

BADA fue una idea concebida por la artista plástica Ana Spinetto, quien vivió durante unos años en Miami, Estados Unidos, y, desesperada por encontrar la manera de vender sus obras sin conocer a nadie, descubrió que había ferias callejeras en las que artistas alquilaban espacios para vender de forma directa sus trabajos al público interesado. Y es un público ajeno al mundo de las galerías, a ese nicho que a veces parece impenetrable.

“Sos la estrella de mi cielo”, por Gaby Pérez

“Era poco tiempo para generar contactos y empecé a averiguar y allá hay ferias que se hacen en realidad en la calle, no con este formato de exposición donde el artista vende directamente”, contó Spinetto en diálogo con Infobae. “Me pareció espectacular porque me permitió contactarme con gente con la que no hubiera tenido acceso nunca. También recibía un feedback más honesto, porque todos nuestros conocidos nos dicen ‘qué lindo’ pero ahí uno toma el riesgo y, bueno cuando volví acá todas las ferias eran de galerías. Yo sabía que muchos artistas no teníamos lugar para exponer. La verdad es que en Buenos Aires hay muchas galerías muy buenas pero no alcanzan para la cantidad de artistas que somos”.

“Liberto”, del artista Carlos Baldas

Milo Lockett, uno de los artistas que cuentan con un stand en la edición de este año, dialogó con Infobae y expresó que la gran importancia de BADA radica en su forma revolucionaria de difusión de arte. “La verdad es que yo pienso que BADA tiene un concepto distinto, y a los artistas emergentes, a los artistas de la periferia, a los consagrados, a todos les sirve como plataforma de exposición, pero por sobre todo, sirve para descubrir nuevos artistas. Me parece que nosotros tenemos que empezar a pensar en espacios y tenemos que empezar a defenderlos. Nosotros no tenemos muchos lugares para mostrar nuestra obra. Y esta es una oportunidad muy democrática. Tenemos que ser participativos. El trabajo del artista es muy solitario, así que cuando nos juntamos tenemos que estar bien porque esto es una celebración, y es importante que llegue buena energía”.

A su vez, destacó el cariño que recibe por parte del público en este evento, y que “mucha gente no conoce la cara del artista de una obra que tiene colgada en su casa, y este encuentro cara a cara es muy bueno”.

El extravagante artista Benito Laren también se mostró muy entusiasmado. “Me invitó Ana Spinetto”, afirmó con orgullo. “Traje una serie de moda que se llama Modelaren: son 100 modelos y traje algunos. Después traje postales, ya que la feria se caracteriza por vender a precios muy baratos al público directamente. Me divierte mucho porque te hacés amigo de los que te compran la obra, te invitan a comer y uno ve cómo la colección va creciendo”.

“Un objetivo también es sacarle al arte esta concepción de que es lejana, para millonarios, que los artistas somos raros, que no se puede hablar con nosotros, que hay que saber un  montón de arte, cuando en realidad lo que tiene que hacer el arte es emocionarnos”, aseguró Spinetto.

Una pintura de la artista plástica Vero Rossi

Pintura, escultura, textiles, arte digital, fotografía, grabados, instalaciones, performances y arte urbano. Los visitantes podrán adquirir obras a precios accesibles, ya que los artistas que se presenten están obligados a contar, entre sus trabajos de diversos formatos, con
10 obras “boutique” de 20 x 30 cm, a precios aptos para un público joven. Incluso, los que quieran adquirir alguna obra podrán enmarcarla dentro de la misma feria. “La obra en formato chico ofrece la posibilidad a la gente de algo accesible para que empiecen a coleccionar originales de artistas”, afirmó Spinetto.

Una obra de la artista, astróloga y abogada María José Antelo con alambre y papel hecho a mano

Las propuestas artísticas serán muy diversas, y se ofrecerá la posibilidad de conocer en persona a los artistas, a las mentes creativas detrás de las obras. Benito Laren, Milo Lockett, Ricky Crespo, Gaby Pérez, Vero Rossi, Ana Lía Werthein, Alex Braña, Soledad Miguens, Carlos Baldas, Patricia Garrido, Ángeles Castro Corbat, Sofía Bengolea, Lean Frizzera, Alfredo Segatori y Deborah Silberman son tan sólo algunos de ellos.

“Jardín de Luz”, de Patricia Garrido

“El año que viene vamos a estar también con nuestro propio en el Art Basel de Miami”, reveló la creadora. “Desde el principio era algo que yo quería hacer. Allá tengo muchos afectos, muchos amigos artistas. Era un sueño: llegar a La Rural y llegar a Art Basel. Los artistas de este año están convocados pero va a ser internacional, vamos a hacer un concurso en Miami para que haya difusión. Calculamos que va a se bien internacional la participación de los artistas”.

Un dibujo de Cami Villar

En las cinco ediciones anteriores, más de 80.000 personas pudieron conocer las propuestas de casi 1.000 artistas. Una experiencia original e innovadora. Este año, algunas de las novedades tienen que ver con la tecnología. El público podrá crear obras en 3D con “Tilt Brush” de Google, y se podrán visitar de manera virtual los pasillos del Museo Nacional de Arte Decorativo y del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA).

Grabados con técnica mixta y monocopias de la artista María José Antelo

Hoy BADA ya está instalada como un nuevo polo de arte del mercado local. Es sencillo, directo, y sin tanta vuelta. Es un método de divulgación distinto, disruptivo y revolucionario. Y es la oportunidad para muchos artistas de adentrarse en el circuito, de hacer sus obras y sus nombres conocidos. Un boca a boca sin mediación, sin filtro.

Yanina de Martino pinta su obra, presente en BADA 2017

Dónde: La Rural (Av. Sarmiento 2704)

Cuándo: del 31 de agosto al 3 de septiembre

Entrada: $160. Los menores de 12 años ingresan de forma gratuita y los jubilados cuentan con un 15% de descuento.

LEA MÁS:

Barrio Joven: el semillero de arteBA con las propuestas más arriesgadas

Los 5 imperdibles de la Noche de los Museos

Memorabilia fotográfica de Gaby Herbstein: “Existe una responsabilidad sobre qué imágenes decidimos mostrar al mundo”

Guernica, la obra maestra de Picasso que denunció los horrores de la guerra



Source link