La sargento baleada en la comisaría de San Justo sigue internada en "estado crítico"

0
165


La sargento de la Policía Boaerense Rocío Villarreal se encuentra en estado delicado, estable y sedada después de haber sido baleada en la Comisaría 1° de San Justo por delincuentes que ingresaron al establecimiento a los tiros.

“El estado es crítico, el cuadro de estas pacientes que ingresan con heridas por arma de fuego son muy graves”, quiso comenzar aclarando el jefe de guardia del Sanatorio Fitz Roy, Pablo Molietti, al que la sargento fue trasladada esta tarde.

“Sufrió una lesión pulmonar, tuvo un neumotórax, una lesión en el diafragma, en el hígado y el riñón. Además, también a nivel de la vértebra dorsal D1”, precisó Molietti, quien dejó saber que “aparentemente fue un solo proyectil que ingresó por el antebrazo y desde allí por el tórax hacia el abdomen”.

Sobre la gravedad de las lesiones y de los órganos afectados precisó que “todos son complicados, ninguno tiene menor importancia que el otro, desde el pulmón, el hígado, el diafragma, son todos vitales”.

El jefe de la Policía Bonaerense, Fabián Perroni, explicó los detalles del ataque y advirtió que hay preocupación en todo el cuerpo policial por la evolución de su compañera.

“Estamos muy preocupados todos los compañeros por su estado de salud. Ella estaba trabajando en la guardia de la comisaría junto a otros compañeros y de repente, a las cinco de la mañana para un vehículo, sufrió este ataque”, relató Perroni ante los medios de prensa.

Según el propio directivo, Villarreal sufrió dos heridas de orificio de bala. Una en el brazo, con entrada y salida, y una en el abdomen, donde el proyectil quedó alojado. A raíz de la grave situación, la policía de 25 años fue sometida a dos intervenciones quirúrgicas en el Hospital Paroissien, en Isidro Casanova y luego trasladada al Centro Médico Integral Fitz Roy de Villa Crespo.

De hecho, Perroni todavía no descartó que las dos heridas de bala hayan sido producidas por un único disparo de uno de los delincuentes.

El momento del disparo que hiere a la sargento Rocío Villarreal

“Cuando ingresaron estos sujetos a la oficina de guardia, ahí estaba Rocío. Gritaron ‘Quédense quietos’ y empezaron a disparar sin decir más nada. Obviamente le tiraron a matar con un desprecio absoluto por la vida de Rocío y por la vida de sus compañeros“, se lamentó Perroni.

El jefe policial indicó que al momento del ataque, los oficiales presentes en la guardia no poseían ningún tipo de protección. Lo habitual dentro de las comisarías es que los oficiales no vistan el chaleco antibalas. Incluso, en muchos casos ni siquiera cuentan con el arma reglamentaria en su cintura.

Villarreal vive en Isidro Casanova y tiene un hijo de tres años.  En 2013 se cursó sus estudios como Cadete de la Policía en la escuela Juan Vucetich y un año después ya brindaba servicio en la Distrital Este de de La Matanza.

Al poco tiempo después, la policía pasó al GAD (Grupo de Apoyo Departamental) en La Matanza y desde 2016 actúa en la Comisaría 1° Noroeste, donde esta madrugada fue herida.

Aún no se saben los motivos de los delincuentes para ingresar a la Comisaría y emprender un ataque a los tiros a los oficiales presentes.

En un primer momento se suponía que era un asalto para poder liberar a integrantes de la barra brava del club Almirante Brown, que se encuentran detenidos provisoriamente allí. Sin embargo, al poco tiempo, esa versión comenzó a perder peso.

En la comisaría hay unos 46 detenidos. El cupo ideal está excedido, obviamente, debido a que se establecieron récords de procedimientos en los últimos años. El número óptimo de detenidos en tránsito para una comisaría como esta sería de 18 personas“, advirtió Perroni.

Y agregó: “En la Comisaría había personal suficiente como para repeler el ataque. Estaban todos trabajando. Si no, no podrían haber desalentado las intenciones de la banda”.

A lo largo de la mañana, surgió un rumor sobre el relato de testigos de que, segundos después de ser herida, Rocío Villarreal aseguró que no sentía sus piernas. De todos modos, ese escenario de salud todavía no fue confirmado por ninguna autoridad.

SEGUÍ LEYENDO:

Delincuentes intentaron tomar una comisaría de San Justo para liberar presos y se produjo un tiroteo: hay una policía herida

“¡Quédense quietos!”: el momento en el que los ladrones entran vestidos de policías y disparan



Source link