Los bancarios cerraron 15% de aumento con un bono y "cláusula de actualización" inflacionaria

0
66



La Asociación Bancaria firmó un acuerdo después de casi 5 meses de negociación. (Télam)

Tras casi cinco meses de negociación, que incluyó siete paros nacionales y asambleas en las filiales, la Asociación Bancaria y las cámaras empresarias llegaron a un acuerdo por un 15% de aumento salarial, con una “cláusula de actualización inmediata” por inflación.

Las conversaciones, que tuvieron lugar en el Ministerio de Trabajo, comenzaron el viernes poco después de las 11 de la mañana, y concluyeron a las 2.15 de la madrugada con la firma del acta.

El gremio que conduce Sergio Palazzo había llevado adelante una serie de medidas de fuerza durante el último mes, en rechazo de las ofertas oficiales que se enmarcaban en la pauta salarial establecida por el Gobierno.

Si bien la apuesta de La Bancaria -uno de los sindicatos más confrontativos con la Casa Rosada- era superar el 15% de aumento, finalmente la dura pulseada terminó con un saldo a favor del Ministerio de Trabajo, ya que Palazzo cerró una paritaria similar a la de otras actividades.

En términos reales, el incremento durante el año 2018 para un trabajador bancario será del 20,6%, si se incluye en ese cálculo la activación de la cláusula gatillo por la inflación de 2017.

Por ese ítem inflacionario, que corresponde al desfasaje salarial de los meses de noviembre y diciembre del año pasado, se aplica un 4,43% acumulativo sobre los sueldos del acuerdo anterior. Ello conllevó, al 30 de diciembre de 2017, un inicial de $26.628,92.

A partir de ese incremento, se aplica el 15% de 2018, que se abonará en dos veces: un 10% hasta abril, y el 5% restante desde mayo. El acuerdo se extiende desde enero a diciembre.

Es un buen acuerdo“, señalaron a Infobae fuentes oficiales del Ministerio de Trabajo, quienes destacaron que se haya ratificado el patrón salarial del 15 por ciento. 

Hasta ahora, las entidades financieras habían otorgado unilateralmente un 7% de aumento mensual a los bancarios, por lo que la primera parte de la suba se absorberá junto al 3% restante y el correspondiente retroactivo.

Según explicaron desde el sindicato, con este acuerdo el salario inicial conformado quedaría en $30.624 “incluyendo participación en las ganancias del sistema”. Para los salarios más altos, el ítem por la distribución de los beneficios representará un adicional de $4.301,17.

También se estableció un bono compensación de $8.500 en tres cuotas ($4.000 en mayo, $2.500 en julio y $2.000 en septiembre).

Uno de los puntos centrales de la negociación fue la inclusión de una “cláusula de actualización” que operará en forma “inmediata”, a partir de que los precios cambien. Se trata, en otras palabras, de la “cláusula de revisión“que se vienen cerrando en las paritarias más representativas de la economía.

En el caso bancario, en 2017, la cláusula gatillo se aplicaba retroactivamente a enero. Esta modalidad de pago cambió. Funcionará como un compromiso para que las partes se junten, en caso de que la inflación supere el porcentaje del acuerdo. Desde la cartera laboral resaltaron como positivo que la reapertura no haya sido prefijada en un mes específico.

A través de un comunicado, la Asociación Bancaria destacó que “superó el intento de rebajar la compensación por el Día del Bancario“. En las audiencias, las cámaras empresarias habían planteado una suma menor. El pago por este concepto se liquidará sobre una base de $22.909,40 más un monto de $3.035,32 que se proyectará por los índices de la escala salarial.

Una negociación adversa

Sergio Palazzo es uno de los sindicalistas más confrontativos con el Gobierno. (NA)

A grandes rasgos, el acuerdo firmado entre el sindicato y las cámaras empresarias ABA, Abappra, ABE y Adeba mantiene la estructura de las últimas paritarias. Las diferencias más importantes entre este año y el ejercicio anterior radican en el pago de los tramos del acuerdo (antes era en una sola cuota) y la cláusula inflacionaria.

Además, se acordó un aporte de 0,8% de parte de los empleadores a la obra social bancaria ; y se retuvo un 0,5% de los sueldos en el caso de los trabajadores no afiliados.

Este último ítem fue un punto álgido en las audiencias de la cartera laboral. El año pasado, por ese concepto La Bancaria percibía un 1% de las remuneraciones, pero esas transferencias se discontinuaron luego de que el Ministerio de Trabajo anulara esos pagos tras el vencimiento de la paritaria.

En las bases sindicales corría un cierto pesar en las últimas por el desenlace de la paritaria, según pudo relevar Infobae. Es que el conflicto fue muy largo y los resultados terminaron siendo acotados.

Desde la conducción de Sergio Palazzo reconocieron que la negociación se dio en “un marco extremadamente adverso”. “Nuestro objetivo ha sido no perder ante la evolución de los precios, sostener nuestro poder adquisitivo”, señalaron en un comunicado. “Así las cosas, superando conductas patronales desleales -continúa el escrito-, los bancarios con una lucha ejemplar hemos dejado atrás la pretensión de pagarnos el aumento en 4 cuotas”.

No hay duda que en el actual contexto nacional no era inteligente demorar la firma del acuerdo, más si tenemos en cuenta que representamos necesidades alimentarias de exigencia cotidiana para nuestras familias. Estamos logrando sostener el poder adquisitivo de nuestro salario. Ello nos fortalece en la lucha por condiciones más justas de labor”, concluyó la organización de Sergio Palazzo.

Acuerdo petrolero

El miércoles pasado, los gremios petroleros firmaron su paritaria en la misma tónica, a tono con la pauta oficial del 15 por ciento. El incremento se abonará un 7,5% este mes, y el restante en octubre próximo.

El acuerdo con los representantes de las firmas productoras de hidrocarburos incluyó además una cláusula de revisión según el proceso inflacionario y el índice futuro de precios al consumidor (IPC).

Además, las empresas reconocieron el pago de una mejora de los haberes retroactiva, que se pagará durante los diez primeros días de mayo próximo en concepto de la cláusula gatillo que se incluyó en la negociación salarial de 2017. Los porcentajes serán del 5,4% en febrero, y otro 2,3% sobre los salarios vigentes en marzo último.

De la paritaria participaron el senador nacional neuquino Guillermo Pereyra, jefe del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de La Pampa, Neuquén y Río Negro e integrante de la conducción de la CGT-; Jorge Avila, del gremio de Chubut; José Lludgar, de los jerárquicos de la Patagonia Austral; Manuel Arévalo, su par de Neuquén, y Claudio Vidal, del sindicato privado de la provincia de Santa Cruz.

Seguí leyendo:

Los salarios privados vuelven a quedar rezagados frente a la inflación

La CGT prepara un acto por el 1 de Mayo junto a Dilma Rousseff



Source link