"No hay peor pronóstico para un niño que ser hijo de una madre adolescente, carenciada y sin escolaridad"

0
194


Para los círculos médicos y académicos, el doctor Juan Carlos Parodi integra ese trío admirado en el mundo entero y que revolucionaron la cirugía cardíaca junto con René Favaloro (por el by pass) y el doctor Julio Palmaz (creador del stent coronario).

Parodi-médico cirujano, creador de una revolucionaria técnica para operar los aneurismas abdominales– fue residente y Jefe de residentes de la Cleveland Clinic Foundation, en los Estados Unidos. Hizo un Posgrado en la Universidad de Illinois, Chicago, y ejerció como cirujano en Maryland, Nueva York, Michigan y Missouri.

El método que desarrolló para el tratamiento de los aneurismas, trauma y disecciones de aorta, revolucionó el tratamiento de dichas afecciones en el mundo entero.

Fue profesor invitado en las universidades de Stanford, Nueva York, London y Tokio. Es profesor honorario de la UBA, profesor de cirugía de la Wake Forest University y de la Washington University, y recibió premios nacionales e internacionales: a la Innovación del American College of Surgeons, a la Excelencia de la International Society for Vascular Specialists y a la Mejor Invención de la Universidad de Erasmo de Rotterdam.

Pero no son sus logros lo que hoy llenan la vida de este médico, que hace un par de años regresó para vivir en la Argentina. Hoy, lo preocupa y lo ocupa la infancia vulnerable, los chicos subalimentados, el futuro de los que menos tienen.

Luego de recorrer los asentamientos en zona norte, donde vive, su diagnóstico fue alarmante: “Dentro de pocos años la mayoría de los niños argentinos serán pobres, con capacidad mental disminuida y educación insuficiente”.

Y, con preocupación, explica: “En nuestro país hoy el 50% de las personas de 14 años o menos son pobres. ¿Qué tenemos que hacer? Los incentivos económicos deben ser inversos. Las familias con dos o menos hijos deben tener un incentivo, hay que suprimir los planes para futuras familias numerosas, hay que suprimir la asignación universal después del segundo hijo”.

Sin querer aplicar lo que se hizo en China, cuenta una experiencia que cree que es necesario analizar:

¿Qué pasó en China con la superpoblación? Sabemos que la hambruna afectó a millones. Y entoncesdijeron que algo tenían que hacer. determinaron que quienes vivían en la ciudad, sólo podían tener un hijo; y quienes estaban en el campo, podían tener dos.  ¿Saben cuál es el índice de pobreza de China hoy? 3%, nosotros tenemos 30%. No digo que tengamos que aplicar el sistema de China, que no va con nuestro pensamiento y libertades, pero sí que tenemos que hacer algo para ayudar a que las familias puedan planificar sus vidas familiares y que los padres tengan responsabilidad sobre cada chico que traen a este mundo”.

Se necesita educación y alimentación, pero no alcanzan los recursos para alimentarlos a todos. Entonces tenemos que preguntarnos si le estamos dando igual oportunidades a todos. Y la respuesta es no. No hay justicia social y este es el principal pecado. Hoy no le estamos dando oportunidades a esos chicos”.

“No hay peor pronóstico para un niño que ser hijo de una madre adolescente, carenciada y sin escolaridad. En el libro de Stpehen Dubner, que hicieron un estudio sociológico en los Estados Unidos, reveló que el 50% de los niños, hijos de madres adolescentes sin escolaridad, terminaron siendo delincuentes. Y eso es terrible para ellos y terrible para la sociedad”.



Source link