Un disparó le destrozó la cara. Una extraña cirugía le ha dado una cara nueva

0
341



(iStock)

Una herida de bala en la cara dejó a una adolescente muy perjudicada. Los médicos no sabían que la cirugía plástica podría ayudarle tanto como para volver a tener una vida normal.

En mayo, la mujer de 21 años, se convirtió en una de las pocas personas en someterse a un transplante de cara.

Para ella, la más joven en recibir tal intervención, ha sido “un regalo increíble”.

Para llegar hasta este punto de recuperación ha sido un camino difícil, pero estoy agradecida de que haya habido un camino“, explicó la mujer en un comunicado publicado en el sitio web del hospital. La clínica no ha revelado su identidad ni el nombre del donante.

Tampoco permitieron que se pudiera entrevistar a la mujer ni a los doctores que participaron en la cirugía. Poco se conocía sobre la vida de la paciente, sus lesiones o lo que la llevó al quirófano de la Clínica Cleveland.

Los doctores determinaron que ella podría ser una candidata viable para un transplante de cara debido a la gravedad de sus heridas. En otras cirugías tratan de proteger los vasos sanguíneos tanto como pueden, algo crucial para un trasplante exitoso.

Los médicos trasplantaron el cien por cien del tejido facial del donante, incluyendo los párpados, los nervios y los músculos, según explicó el propio hospital en el comunicado.

Un total de once médicos participaron en el procedimiento de 31 horas. Los médicos esperan que sus esfuerzos ayuden a restaurar más allá del tejido facial.

Con una nueva nariz, labios, paladar, párpados y mandíbula, ahora tiene la oportunidad de reintegrarse a la sociedad y tener un futuro como cualquier adulto joven“, explicó Brian Gastman, que formaba parte del equipo quirúrgico. “Esta cirugía puede devolverle la autoestima y la confianza que perdió”, añadió.

Fue el tercer trasplante de cara parcial y el primero de forma total que se hizo en Cleveland, lo que supuso un paso más para una de las cirugías más raras del mundo.

Para prepararse, los cirujanos ensayaron en réplicas impresas en 3D y usaron simulaciones de realidad virtual.

Aprender acerca de los genes de una pareja, puede ayudar a esta a tomar decisiones sobre la salud de su familia

El primer transplante facial fue realizado por médicos españoles, en 2005, a Isabelle Dinoire, una mujer francesa que había sido atacada por un perro, según cuenta la CNN. Los fármacos anti-rechazo contribuyeron a la aparición de dos cánceres. Ella murió en 2016 a consecuencia de esa enfermedad, de acuerdo a The Telegraph.

En 2008, la Clínica de Cleveland realizó el primer trasplante de cara casi total y fue el trasplante más complejo del mundo en ese momento. Los médicos transfirieron alrededor del 80 por ciento de la cara de un donante.

El primer trasplante de rostro completo que se realizó en el mundo tuvo lugar en España, en el 2010. Los procedimientos fueron muy arriesgados y muy polémicos, ya que desencadenó un debate ético sobre si tales cirugías debían llevarse a cabo para mejorar la calidad de vida.

En los últimos años ese tipo de transplantes, hasta el momento, resultaban extraños. Como por ejemplo, los de pene para soldados heridos, un transplante doble de mano a un niño pequeño o de un útero a una mujer que no podía tener hijos.

(Shutterstock)

Más de tres docenas de pacientes han tenido trasplantes de rostro en todo el mundo. Todos ellos tienen un alto riego de complicaciones o incluso de muerte.

Como señaló Ariana Eunjung Cha a The Washington Post, incluso si “la cirugía inicial, que es enormemente complicada y peligrosa, va bien, los pacientes de cara, al igual que aquellos que reciben órganos como un corazón o un riñón, tienen el riesgo de que su cuerpo rechace la parte externa. Por eso, muchos médicos creen que estos pacientes tendrán que tomar medicamentos inmunosupresores toda la vida”.

Ahora, seis hospitales de Estados Unidos realizan transplantes de cara, según la Clínica de Cleveland.

En febrero, la Clínica de Mayo anunció que los doctores habían realizado un trasplante facial a Andrew Sandness, un hombre de 32 años a quién habían disparado en la cara cuando tenía 21 años.

Después de la cirugía, él confesó tener la esperanza de ser una persona normal otra vez.

(Shutterstock)

Ahora soy capaz de masticar y comer alimentos normales. Tengo la sensación de que los nervios van mejorando lentamente también. Mi confianza ha mejorado y me siento muy bien y muy agradecido“, manifestó.

La mujer de Cleveland ahora tiene que estar dos años en rehabilitación para volver a aprender las tareas cotidianas. Allí camina y habla y empieza a tragar. Comenta que el camino tras la cirugía es difícil pero está agradecida por ello.



Source link