Una larga persecución por Liniers terminó con un ladrón muerto, un auto incendiado y un patrullero chocado

0
115


Una maratónica persecución por los barrios porteños de Versalles y Liniers terminó con un ladrón muerto, dos fugitivos prófugos, un auto estrellado contra una vivienda, otro incendiado y un patrullero chocado.

Todo comenzó cuando un empleado de una distribuidora ubicada en Tonelero al 6500 avisó a personal de la comisaría 54 de la Policía de la ciudad que había sido víctima de un robo. Dijo que uno de los delincuentes escapó en una Fiat Fiorino blanca.

La secuencia siguió con una primera persecución al ladrón, que al verse rodeado, se bajó de su automóvil y comenzó a disparar. No obstante, fue rescatado por dos cómplices que aparecieron intempestivamente en la escena en un Ford Focus con pedido de captura. El delincuente corrió hasta el auto y alcanzó a subir.

Los delincuentes se fugaron, pero fueron detectados en Directorio y Cárdenas por otro patrullero, que los persiguió hasta Tapalque y Cosquín, donde el automóvil chocó contra una casa.

Los tres ladrones se bajaron y empezaron a correr en distintas direcciones. Dos de ellos lograron escapar y permanecen prófugos.

El único que estaba armado llegó hasta Tapalqué y Andalgalá, donde robó un Fiat Palio y huyó, pero otros móviles que participaban del operativo lo encontraron y empezaron a perseguirlo. Uno de los patrulleros recibió varios disparos y terminó chocando. Otro vehículo de la policía también terminó con varios tiros.

La impresionante fuga recién terminó cuando el ladrón chocó contra un árbol y el vehículo empezó a incendiarse. El ladrón descendió del rodado y siguió disparando, mientras corría. Al final, se refugió en el interior de un contenedor de basura, pero un vecino lo vio y avisó a la policía.

Cuando los uniformados lo encontraron, estaba herido. Había recibidos dos disparos. Lo sacaron del contenedor y poco después falleció. Tenía dos armas: una pistola 9 mm que fue hallada cerca del auto y un morral, que llevaba puesto, con dinero y otra pistola.



Source link