El Gaucho: “Mire que es lindo mi país paisano… si usted lo viera como yo lo vi”. Es una columna de opinión a cargo de Juan Martín Perkins. Red Nacional de Productores Autoconvocados. 

Entre Ayacucho y Las Armas, en unos corrales cercanos a la ruta, unos paisanos revoleaban el lazo. Escena usual, común y corriente para esos pagos tan ganaderos y gauchos.

En General Madariaga, hay referencias y recordatorias al trovador, cantor y poeta local, recientemente desaparecido.

Me llamó la atención que las paradas de transporte público tengan murales de Argentino Luna, caricaturizado con imágenes gauchas tipo Molina Campos.

Había estrofas de sus canciones pintadas en paredes de domicilios particulares.  Me dieron la pauta de cierto orgullo popular hacia el poeta músico. Autor de “Mire que es lindo mi país paisano, si usted lo viera como yo lo vi, un cielo limpio repartiendo estrellas, la madre tierra cunando el maíz”.

Tuve que esperar que abran los comercios. Así que ocupé el tiempo en hacer un reportaje al mozo del restorán del centro. Lo que sospechaba… Argentino Luna fue profeta en su tierra. ¡Que lindo! Justo un 6 de diciembre, día del gaucho.

¿Saben por qué el 6 de diciembre es el día del gaucho? Porque se conmemora el día de la publicación del “Martín Fierro”, de José Hernández, en 1872.

 

Que sabemos de “El gaucho”

Si buscamos sobre la visión José Hernández y su obra maestra, veremos que hasta él llegaron los revisionistas que nos dividieron con la grieta.

La grieta toma en cuenta, rescata y explota al gaucho renegado y pendenciero. Al que “la injusticia social” del contexto histórico hizo matrero y lo puso fuera de la ley. Hasta acá te la cuentan pero, siempre hay un pero.

“El Gaucho Martín Fierro” tiene una continuación, “La Vuelta de Martín Fierro” escrito en 1879. Donde se aprecia cierta evolución del personaje y del autor, que terminó su carrera política siendo ministro. Ese cargo lo alcanzó en la presidencia de Julio Argentino Roca. El presidente cuyo relato acusa de genocida… ¿entendés?

Ambos libros son conocidos como el gran libro del ser Nacional. Pero no nos enseñan la historia completa, para variar. A los que nos cuentan la historia por fuera de la grieta, suele pasarnos lo que a Patoruzú. Que se volvió incorrecto al relato y fue a parar al cajón.

He escuchado la idiotez de que el genial Dante Quinterno, autor de la historieta, era un agente funcional a los intereses de los gobiernos militares.

¿Escucharon algo más imbécil?

La cuestión es que, Quinterno, cometió el gran pecado de crear un héroe noble y bueno. Para colmo Indígena originario, TEHUELCHE!!! Y no Mapuche como quieren imponer. Es el relato de los trucos, que se quieren adueñar de una historia. Cuentan mentiras que les da legitimidad para usurpar.

Un indio bueno y fuerte. Con un poder basado en la nobleza y la bondad para doblegar al mal y convertirlo a las virtudes. Narigón, semidesnudo, casi en patas. Montado en su zaino cimarrón “Pampero”, el flete mas veloz y noble de la Patagonia y las Pampas.

Estanciero, millonario, habitante característico de las llanuras y zonas adyacentes. Del interior profundo, identificado con su condición de hábil jinete y por su vínculo con la Pacha Mama. A la vez con la proliferación de vacunos, como así también las actividades económicas y culturales.

Pecado mortal para el relato de la grieta el de Quinterno. Crear un héroe bueno que convierte a sus enemigos a la bondad. Sin apelar a la violencia y sin el remanido y trillado recurso de poner la virtud en la pobreza.

Patoruzú no es pendenciero, ni matrero, pero es gaucho y nuestro. Tan nuestro como el Martín Fierro y Argentino Luna. Como y tantos otros artistas y gauchos que revolean el lazo en nuestros campos… o alambran o trepan a un tractor.  Tantos gauchos que no aplican la violencia ni saben de grietas. Que andan bajo este cielo que reparte estrellas sobre esta tierra que acuna al maíz. Mire que es lindo mi país paisano… si usted lo viera como yo lo vi. El 6 fue el día del gaucho, el día de toda aquella persona que haga una gauchada.

Porque es nuestra tradición, desde siempre, en el interior de la Argentina. Aunque te digan que el pasado es solo un lugar lleno de muertos. Auqnue te representen en el teatro Colón como una banda de cosacos con ropaje de tachas y botas tejanas…

A todos los gauchos de mi país, a la frescura y la integridad de la gente de campo, fuente noble de la identidad nacional.

 

Otra nota de opinión ¡Haz click aquí!