Amado Boudou apunta a la China

Desde que dejó la prisión de Ezeiza, el ex- vicepresidente de la Nación Amado Boudou reanudó de forma rápida la actividad política. Entusiasta componente, va a todos y cada uno de los actos y mitines a los que su tobillera electrónica -que lo limita para moverse en un radio de cien quilómetros- le deja ir.

La semana pasada, Boudou estuvo en un local de La Cámpora en Caballo y bajo la consigna “Ahora y Siempre y en todo momento”, inauguró al lado de Lali Minicelli, la esposa del ex- ministro de Planificación Federal Julio De Vido, un mural de De Vido y de Milagro Sala “en homenaje a todos y cada uno de los presos políticos del régimen macrista”.

Lali Minicelli y Amado Boudou
Lali Minicelli y Amado Boudou

Pero eso no fue todo. Asimismo participó de una asamblea peronista en bar de San Telmo, donde asistieron cronistas similares al kirchnerismo. Allá, el ex- vicepresidente descartó una coalición electoral de forma individual y afirmó que trabaja en su situación judicial.

Dicen los que asistieron que se lo ve animado, pensando en la coyuntura económica del próximo gobierno: “Se alcanza un acuerdo o bien se marcha a la entrega total” al Fondo Monetario Internacional, afirmó, y añadió: “El futuro ha de ser apuntando a China”.