sábado, abril 20, 2019
Home Sociedad La pasmosa vida de Miguel Najdorf, el ajedrecista argentino más grande de...

La pasmosa vida de Miguel Najdorf, el ajedrecista argentino más grande de todos y cada uno de los tiempos

Por Gabriel Siegel.

Miguel Najdorf era admirado por Bobby Fisher y Garry Kasparov, entre otros muchos.
Miguel Najdorf era admirado por Bobby Fisher y Garry Kasparov, entre otros muchos.

La historia de Miguel Najdorf me llegó como un comentario en la mitad de una charla y quedé de forma inmediata maravillado. A lo largo de años rondó en mi cabeza hasta el momento en que decidí escribirla. La hazaña de este personaje y las circunstancias que la motivaron son un razonamiento cinematográfico. Todavía el día de hoy me cuesta opinar que absolutamente nadie la haya escrito ya antes.

No se me ocurre otra forma de contarla que no sea mediante un thriller. De ahí que es realmente difícil explicar la dimensión de la proeza de este personaje sin develar el misterio.

Aunque apenas sé jugar al ajedrez, desde muchacho sabía que Miguel Najdorf había sido un ajedrecista argentino renombrado internacionalmente. Cuando emprendí la investigación me hallé con un personaje exuberante y excelente que me apresó de inmediato. El camino de su vida fue contado por su hija Liliana en Najdorf x Najdorf. De ese libro conseguí un sinnúmero de anécdotas que acoplé así como otras como un rompecabezas para armar esta novela. No obstante Liliana fue coprotagonista de su segunda vida, la del personaje triunfante que representó a Argentina en once olimpiadas de Ajedrez, protagonista primordial de la era dorada del ajedrez argentino, que por su talento fue admirado por Bobby Fisher y Garry Kasparov, la personalidad que era buscada para enfrentarse a través del tablero con Winston Churchill, Nikita Khrushchev, el Che Guevara o bien el sha de Irán, entre otros muchos.

Pero la historia que deseaba contar era otra: la de la primera vida de quien afirmaba haber nacido un par de veces. La que se comenzó en Polonia en el periodo de entreguerras, dentro de una familia judía y que se transformó en aventura cuando la carrera deportiva lo trajo hasta la Argentina mientras que el nacionalsocialismo arrasaba a Europa, dejándolo apartado y sin otro recurso que el ajedrez para hacer en frente de las circunstancias más horribles que puede aguantar una persona.

“La primera vida de Miguel Najdorf”, de Gabriel Siegel
“La primera vida de Miguel Najdorf”, de Gabriel Siegel

Durante la investigación histórica me hallé con una Buenos Aires en esplendor, sede de las olimpiadas de ajedrez de mil novecientos treinta y nueve que atraían tanto público que forzaba a recortar el tráfico en avenida Corrientes. Una urbe colmada de cafés donde el juego ciencia hacía fervor.

Esta historia de vida ya podría dar sitio a una novela mas Najdorf no era una persona común y su desesperación lo llevó a cumplir una proeza que quedaría en la historia. Esta proeza en si misma merece ser contada, mas que la haya alcanzado bajo esas circunstancias la transforma en una de las más enternecedoras que conozco.

Así fue como me hallé con una trama tan increíble que decidí escribirla sin trastocar los hechos, para no dar sitio a que se ponga en duda su veracidad. Hilvané anécdotas, acontencimientos históricos y contextualizaciones para acoplarla sin perturbaciones, procurando contarla desde la particular mirada de una persona completamente singular.

Gabriel Siegel
Gabriel Siegel

Durante el recorrido que recorrí en la escritura de este libro me crucé con múltiples personas que se declaraban seguidores de Najdorf, o bien que sus progenitores lo habían sido; aun ciertos que no sabían de ajedrez, reacciones que despiertan personalidades tan grandes que trascienden a su especialidad. Asimismo nos da dimensión de la grandiosidad de este personaje el hecho de ser velado y enterrado con guarda de honor del regimiento de Patricios. Hasta donde sé, fue la única vez que el Ejército Argentino entró en forma oficial a un camposanto judío.

Me planteé con este libro devolver a la memoria colectiva al excelente Miguel Najdorf, una celebridad que incomprensiblemente hemos ido dejando caer en el olvido. A lo largo del trabajo de investigación y escritura, Don Miguel me obsequió, veinte años tras su muerte, innumerables anécdotas y me mostró un submundo pasmoso. Su vida de trotamunmdos me transportó a diferentes lugares y me mostró otra temporada. Mikel, el muchacho polaco, que por fuerza se amoldó a este país hasta transformarse en Miguel, me sorprendió, conmovió y divirtió. Espero haberle hecho el honor que se merece.

LEER MÁS:

Guía para leer a César Aira

Sergio Bizzio y la literatura como un encuentro feliz

¿Qué leer? Descubrí tu próxima lectura en GrandesLibros.com

124FansLike
1,116FollowersFollow
1,388FollowersFollow
142SubscribersSubscribe