Revati Bordawekar y su marido probaron todo para intentar vencer su afección
Revati Bordawekar y su marido probaron todo para intentar vencer su afección

Era adolescente cuando se percató de que tenía un inconveniente. Cuando deseó ponerse un tampón, su mano comenzó a tremer, los músculos de su vagina se contrajeron y no pudo hacer nada para evitarlo.

Pero Revati Bordawekar, de Ahmednagar, India, no se animaba a decir nada. En verdad, eso no le impidió casarse con su actual esposo Chinmay, a los dos años.

Debieron asistir a la fertilización in vitro
Debieron asistir a la fertilización in vitro

Sólo entonces le charló de lo que le pasaba, que le impedía tener sexo. Juntos comenzaron a probar todo género de estrategias para conseguirlo, mas nada daba resultado.

Entonces fueron al médico a fin de que la diagnosticasen. Los profesionales la sedaron y le efectuaron diferentes pruebas.

Revati Bordawekar a lo largo del embarazo
Revati Bordawekar a lo largo del embarazo

Los resultados lanzaron que padece vaginismo. Esta afección se manifiesta en complejidad para efectuar el coito debido a la contracción involuntaria de los músculos de la vagina.

En la mayoría de los casos, la causa es psicológica. Puede deberse a un trauma de la niñez que provoca ese miedo paralizante frente al sexo.

Los progenitores al lado de Eva, la pequeña
Los progenitores al lado de Eva, la niña

Los médicos le removieron el himen mediante una intervención quirúrgica y trataron de dilatarla. Mas tampoco consiguieron solucionar el inconveniente.

“Estábamos agobiados pues deseábamos ser padres. Procuré en conjuntos de apoyo de vaginismo formas opciones alternativas de quedar encinta”, contó Bordawekar.

Finalmente, se decidieron por fecundación in vitro. Tras un primer intento errado, lo lograron.

Revati Bordawekar es optimista con el futuro
Revati Bordawekar es optimista con el futuro

Pero no solo eso. Conforme el embarazo avanzaba y se aproximaba el nacimiento, la joven tomó una decisión: deseaba que fuera un parto natural. Asimismo lo logró. Tras cuatro largas horas de trabajo, dio a luz a Eva el pasado nueve de febrero.

“Pensé en lo mal que me sentí toda vez que no pude gozar de algo tan natural para la mayor parte. Era mi única posibilidad de probar el milagro del parto natural. Conque estaba lista para pujar”, contó la madre primeriza.

Si bien no pudieron tener relaciones, la mujer está confiada en que ahora van a poder hacerlo. “Siempre me digo a mi misma que si pude sacar a un bebé de dos con siete kilogramos y una cabeza de tres centímetros de circunferencia, sencillamente puedo admitir un pene adentro mío“, aseveró.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El horror contado a la BBC: su embarazo se complicó, la médica degolló al bebé por accidente y la Justicia le dio otro golpe

Una adolescente se sorprendió al enterarse que aguardaba un hijo con 8 meses de embarazo

Se transformó en madre a los uno años, era su tercer embarazo