El Central se endurece por la inflación y consiguió bajar el dólar con la ayuda del FMI: dudas sobre si lo aliviará de veras


Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Manuel Cortina)
Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Manuel Cortina)

El Banco Central se robusteció con la autorización del Fondo Monetario Internacional de vender USD nueve mil seiscientos millones desde abril. Tras ese apoyo explicó su política antiinflacionaria que se fundamenta en el endurecimiento de la política monetaria, las elevadas tasas de interés y el atraso cambiario.

Los 3 instrumentos juntos charlan de una economía más dura de la que se prosiguió hasta el momento y que afectará más al ámbito privado por el hecho de que el consumo va a caer a niveles inferiores a los presentes y las compañías van a tener inconvenientes más heridos graves por la imposibilidad de financiarse y con la esperanza más lejana de que haya reactivación, por el hecho de que el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, afirmó que la inflación empezará a bajar en “mayo o bien junio”.

Según Martín Redrado la baja se va a dar en el mes de julio y puede llegar a dos por ciento. “Hasta el momento en que no acaben con los ajustes tarifarios van a tener índices elevados de inflación”, añadió.

El dólar mayorista respondió a la situación con fuertes bajas. Perdió cincuenta y dos centavos (-uno con veinticinco por ciento ) y cerró bajo los dólares americanos cuarenta y uno a cuarenta con setenta y ocho.

Pero no fue una labor simple conseguir este retroceso. El Banco Central debió subir las tasas de las Letras de Liquidez (Leliq) a sesenta y 3 con sesenta y seis por ciento , 0,33 puntos sobre la rueda precedente y captó dólares americanos 202.221 millones un importe inferior al de los vencimientos en dólares americanos 20 mil millones que quedan liberados a la plaza.

Por supuesto, que la historia de su lucha contra el dólar no acaba en este mayor ajuste. Va a haber que ver como toman los inversores que la inflación de febrero haya sido tres con ocho por ciento y que el ritmo de ajuste de la banda de flotación del dólar descienda a menos de la mitad de ese índice a uno con setenta y cinco por ciento mensual lo que adelanta un atraso cambiario.

En bancos y casas de cambio, el dólar tuvo una caída de cincuenta y cuatro centavos a dólares americanos cuarenta y uno,76.

La baja del dólar fue el factor definitivo a fin de que caiga el peligro país uno con setenta y cuatro por ciento a setecientos treinta y cinco puntos básicos. El bono de U.S.A. en baja, acompañado de una suba de 0,13 por ciento del Bonar dos mil veinticuatro, el bono de referencia de la deuda externa, hicieron posible esta restauración.

En bancos y casas de cambio, el dólar cerró cuarenta y uno,76 pesos
En bancos y casas de cambio, el dólar cerró cuarenta y uno,76 pesos

Las reservas bajaron USD noventa y dos millones a sesenta y ocho y trescientos ochenta y nueve millones. La suba del dólar en frente de el resto monedas del planeta y la baja del oro, hizo que se perdiesen USD setenta y cinco millones. Además de esto, se pagaron treinta y dos millones a organismos internacionales y dos millones a Brasil para compensar operaciones de comercio exterior.

La paradoja de la Argentina fue que el peso derrotó a la moneda que subió en prácticamente todo el planeta.

La Bolsa sintió el impacto de los anuncios. El mercado bursátil cierra 2 horas después que el cambiario. De ahí que con escasísimo movimiento –apenas dólares americanos 448 millones– el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, bajó uno con cuarenta y cinco por ciento. El indicador estuvo prácticamente toda la rueda en baja y cerró cerca del mínimo de uno con sesenta y seis por ciento que había tocado cinco minutos ya antes de acabar.

Las compañías petroleras, las de electricidad, las de gas y los bancos, fueron las perjudicadas. Pampa Energía perdió tres con sesenta y cinco por ciento ; Edenor, tres con cincuenta por ciento y Banco Francés, dos.79 por ciento.

Fuente: Rava
Fuente: Rava

En Wall Street los ADR’s -certificados de posesiones argentina en acciones- tuvieron un día negativo. Pampa Energía encabezó las caídas con dos,82 por ciento. Entre las pocas levantas se resaltó Cresud con uno con setenta y cuatro por ciento.

Para mañana se espera la contestación del dólar. Ciertos se inclinan por plazos fijos, particularmente inversores institucionales cuyos depósitos parten de dólares americanos 150 millones y tienen tasas privilegiadas de hasta cuatro por ciento mensual. Pero hay otro campo que sostiene la dolarización de carteras y los fondos que se fueron no vuelven.

La inflación y la cercanía de la data de las elecciones prosiguen siendo el dato negativo que tiene el Central a fin de que su lucha contra el dólar tenga más chances.

Otro obstáculo para este endurecimiento es el nivel de rechazo de talones. En el mes de febrero de dos mil dieciocho fue de uno ahora es de cinco,3 por ciento. En dos mil uno, el año crítico, el rechazo llegó a siete por ciento. La volatilidad ha vuelto y esto quiere decir que el dólar tendrá sobresaltos. Va a haber días de levanta y otros de baja, mas nada va a poder marcar tendencia.

Seguí leyendo:

161 países van a tener en todo dos mil diecinueve menos inflación que la que tuvo Argentina en los 2 primeros meses del año

Nicolás Dujovne: “No tenemos un pronóstico, mas estamos persuadidos de que la inflación será más baja que el año pasado”