El Gobierno abrió una subasta pública de pinturas de Claude Monet por un coste base de cuarenta y dos millones de dólares estadounidenses


“Nympheas”, uno de los cuadros de Claude Monet revalorizados en USD cuarenta y dos millones que va a ir a remate.
“Nympheas”, uno de los cuadros de Claude Monet revalorizados en USD cuarenta y dos millones que va a ir a remate.

El Gobierno nacional abrió una subasta pública para vender 4 cuadros elaborados por maestros del arte moderno, entre ellos, Claude Monet. Las pinturas del francés, que pertenecen a la reconocida serie de las “Nympheas” (Nenúfares) , se ofertarán a un valor base de cincuenta y cuarenta y dos millones de dólares, conforme un aviso publicado el día de hoy en el Folleto Oficial.

Los cuadros no son propiedad del Estado nacional -está prohibida la venta de este género de objetos cuando pertenecen a su patrimonio-. No obstante, la normativa en vigor habilita un procedimiento singular a fin de que, antes que las obras de alto valor a nivel artístico salgan del país, exista la posibilidad de localizar un comprador local.

Tituladas como “Nympheas”, el cuadro más viejo data de mil novecientos cuatro y tiene una dimensión de noventa x 92cm, con un valor de cincuenta millones de dólares americanos. La otra versión está fechada en mil novecientos ocho sus dimensiones son de noventa,2cm de alto por 87,6cm de ancho. Ambos pertenecen al último periodo de la obra de Monet, cuando el creador se instaló con su familia en una finca que hizo conocido el Jardín de Giverny.

Las otras 2 piezas son Nature morte a la cruche bleu (“Naturaleza fallecida con jarra azul”), de Maurice De Vlaminck, y Les Andelys Port Morin (El puerto Morín de Andelys), de Paul Signac. Los dos datan de mil novecientos seis y mil ochocientos ochenta y seis y están valorados en cinco y tres con cinco millones de dólares estadounidenses, respectivamente.

Según señala el texto de la convocatoria, el estado de conservación de las pinturas es “bueno“.

“El arte impresionista es un producto finito. Es un notición para el mercado del arte que haya en el país una obra paradigmática de orden internacional y que podría estar en los museos de Louvre o bien D’Orsay”, consideró a Infobae Florencia Agra, quien tiene más de uno años de experiencias en remates de obras artísticas y es enseñante en la Universidad del Salvador (USAL) en las materias de Tasación de Recursos y también Historia del Arte.

El puerto Morín de Andelys, de Paul Signac.
El puerto Morín de Andelys, de Paul Signac.

Una obra única que podría ser vendida al exterior

La subasta de Claude Monet se genera tras los cambios regulativos que impulsó el gobierno nacional el año pasado y que alcanzaron al mercado artístico. Las modificaciones vinieron de la mano del decreto de necesidad y emergencia (DNU) de “desburocratización del Estado”, que suprimió y facilitó trámites en diferentes actividades comerciales, entre ellas la de “circulación internacional de obras de arte”.

La subasta se regirá en los términos de ese DNU (la Ley dos.444), que fijó un mecanismo para aquellas obras de arte que sean adquiridas o bien tengan ofertas de personas jurídicas o bien físicas de origen extranjero.

Para la especialista en coleccionismo Daniela de la Rez, diplomada en Administración y también Historia del Arte por la USAL, el dueño de la pintura de Monet “está procurando sacarla del país para venderla en el exterior“. Con la subasta, se abre la puerta a fin de que la pieza sea adquirida por un residente nacional y, por consiguiente, continúe en el territorio nacional.

El criterio artístico para disparar esta clase de subastas es evaluado por un consejo consultivo integrado por la segregaría de Cultura, el Museo Nacional de Preciosas Artes, la Academia Nacional de Preciosas Artes, la Administración General de Aduanas, el Fondo Nacional de las Artes, la Dirección de Temas Culturales de Cancillería y el Fichero General de la Nación.

De pacto a las regulaciones del mercado, cuando el comprador es no residente, el interesado deberá ocupar por medio de la página web Trámites a Distancia (TAD) unaviso de exportación” para las obras de artistas argentinos o bien extranjeros vivos o bien fallecidos hace cincuenta años. Se trata de una documentación fácil que va a deber presentarse frente a las autoridades aduaneras en el caso de que estas lo requieran.

En obras como las de Claude Monet, donde el creador -sea conocido o bien ignoto, nacional o bien extranjero- murió hace más de cincuenta años, se debe solicitar unalicencia de exportación“. Este es el caso de las operaciones de los maestros del arte plástico que el día de hoy están a la venta. Las autoridades frenaron la adquisición frente a la posibilidad de que haya “un interés de adquiere de una parte del Estado nacional o bien de terceros residentes argentinos”.

“Naturaleza fallecida con jarra azul”, de Maurice De Vlaminck.
“Naturaleza fallecida con jarra azul”, de Maurice De Vlaminck.

Si absolutamente nadie ofrece el monto de la subasta, la obra va a poder salir del país. Mas si alguien la adquisición, la obra queda en el país, lo que es buena opción por el hecho de que se puede prestar para exposiciones temporales o bien museos”, señaló De la Rez.

Antes de que se generen esos cambios en el sistema, un artista, galerista o bien turista debía encarar un complejo papelerío para llevar al exterior un objeto de arte. Una vez comenzado el trámite, debían pasar setenta y dos horas para contar con la aprobación de Aduana. Aquella burocracia era una fuente de protestas y reclamos de una parte de los operadores del sector.

Una rotura en el planeta del arte

Claude Monet es uno de los padres creadores del movimiento impresionista, uno de los jalones esenciales del arte plástico. Las piezas artísticas que se van a vender en la Capital Federal son parte de ese patrimonio histórico y cultural, cuya obra más representativa está expuesta en la ciudad de París, en el Museo de la Orangerie de las Tullerías.

La obra de las “nenúfares” se anota en un contexto de apogeo de las teorías del color y del fantasma lumínico. Artistas plásticos como el pintor francés mas asimismo intelectuales de la talla del alemán Johann Wolfgang von Goethe se vieron inspirados en su trabajo por el desarrollo de estos conocimientos.

El impresionismo es la primera gran rotura en el movimiento pictórico. Es autorreflexivo, piensa sobre la manera de pintar en sí. A los impresionistas no les interesa contar ninguna historia, sino más bien de qué forma impacta la luz en la realidad o bien en la naturaleza, como es el caso de Monet”, apuntó a Infobae Rosana Leonardi, diplomada en Artes y maestra de la cátedra Historia de la Cultura 1 de la Universidad Nacional de 3 de Febrero (Untref).

“Monet se hace edificar un estanque para observar los nenúfares. Estas pinturas no solo son esenciales para la historia del arte sino llevan esta idea poética del artista que contempla y se regocija con la naturaleza. Para ciertos, las Nenúfares serían el preanuncio del arte abstracto. La obra de Monet es un punto de inflexión”, precisó Leonardi.

Según Florencia Agra, entre las clases adineradas de principios del siglo veinte hubo una tendencia a coleccionar este género de cuadros impresionistas. Transcurrido un tiempo, las obras adquiridas se fueron vendiendo hasta la década del cincuenta.

Hace muchos años que no se vende una obra impresionista en el país. No conozco antecedentes recientes sobre una venta pública de esta extensión”, aseveró la especialista. 

El año pasado, funcionarios de la Segregaría de Cultura explicaron a galeristas y artistas sobre el nuevo sistema para exportar obras de arte. (Fotos: Silvina Frydlewsky / Ministerio de Cultura de la Nación)
El año pasado, funcionarios de la Segregaría de Cultura explicaron a galeristas y artistas sobre el nuevo sistema para exportar obras de arte. (Fotos: Silvina Frydlewsky / Ministerio de Cultura de la Nación)

Cómo prosigue la subasta

Las ofertas en torno al cuadro de Monet van a deber presentarse en un sobre cerrado de color blanco en un plazo de tres días hábiles ante la Dirección nacional de Recursos y Sitios culturales, que depende de la Segregaría de Gobierno de Cultura, situada en avenida Alvear mil seiscientos noventa de la Urbe de la ciudad de Buenos Aires.

La adjudicación se efectuará en los 3 días hábiles siguientes, una vez finalizado el plazo de la convocatoria. Los gastos de traslado de la obra para su entrega van a correr por cuenta del comprador, conforme se desprende del aviso difundido por Claudia Cabouli, titular de la Dirección nacional de Recursos y Sitios culturales.

Seguí leyendo:

Todo sobre la “Semana del Arte”, el proyecto que busca transformar a Buenos Aires en “el centro cultural de América Latina”

Cómo es el nuevo sistema para exportar obras de arte

El Gobierno decretó las 3 leyes de “desburocratización del Estado”