Samanta Schweblin (Foto: Carlos Furman)
Samanta Schweblin (Foto: Carlos Furman)

“¡Lo voy a rehusar! hasta el momento en que no se llame ‘Woman’ Booker…”, afirma Samanta Schweblin entre risas cuando Infobae Cultura le pregunta sobre la reciente nominación al Premio Man Booker Internacional. Desde entonces, es buen chiste, sobre todo por el hecho de que —la escritor argentina lo sabe— el premio no lleva por nombre de esta manera por “man” (hombre), sino más bien por el hecho de que es patrocinado por el Conjunto Man. Bueno, lo era. Desde junio, es presentado por la fundación Crankstart. SIn embargo se le prosigue llamando de este modo.

Este año, por segunda vez sucesiva, Schweblin volvió a quedar escogida. Fue por su libro Pájaros en la boca y comparte el honor con otros 2 autores latinoamericanos: el colombiano Juan Gabriel Vásquez y la chilena Alia Trabucco Zerán. Figuran entre los uno de la “long list” de este premio que premia las obras traducidas al inglés y publicadas en el R. Unido. Quien tradujo este libro es Megan McDowell, exactamente la misma que hizo la adaptación al inglés de Distancia de rescate, novela de Schweblin que quedó entre los 6 finalistas al premio en la edición de dos mil diecisiete.

Ahora, en el Museo Pueyrredón de San Isidro, entrevistada por Infobae Cultura, cuenta sus sensaciones: “¡Una enorme alegría!”, empieza diciendo mientras que cae la tarde, y continúa: “Los premios siempre y en toda circunstancia son buenos. Asisten a que los libros lleguen a más lectores. Y en el mejor caso dan mucho dinero, que es algo muy preciso pues hay que adquirir tiempo libre para redactar, y el tiempo libre es carísimo”.

El Man Booker International resalta particularmente la tarea de los traductores, que comparten el premio de cincuenta mil libras (unos cincuenta y ocho mil euros) con los autores. Por esta primera preselección, cada escritor y traductor recibe mil libras (unos mil ciento sesenta euros).

“Pájatos en la boca” de Samanta Schweblin, publicado en Argentina por Random House
“Pájatos en la boca” de Samanta Schweblin, publicado en Argentina por Random House

Este premio es el hermano del Man Booker, uno de los galardones más reputados de la literatura anglosajona, que este año cumple cincuenta. El Internacional es nuevo, empezó en dos mil cinco y premió a escritores como Philip Roth y Alice Munro, siendo la última en conseguirlo la polaca Olga Tokarczuk en dos mil dieciocho.

“Asimismo me da una enorme alegría ver un libro de cuentos en la long list —continúa la autora argentina establecida en Berlín, Alemania—, que no es algo normal. Creo que eso asimismo abre puertas, va sentando precedentes. Y ver que una cuarta parte de los nominados on sudamericanos, asimismo, está muy bueno. Esta versión internacional es novísima, tiene pocas ediciones. Creo que sacudió bastante al mercado y a lo que leen los lectores anglosajones. Esto disparó, no sé qué es consecuencia de qué, que se lea más literatura extranjera en R. Unido.”

“Además de esto, creo que los argentinos y los sudamericanos leen este premio como algo muy reputado. En los noventa, cuando iba a librerías, el 90 por ciento de los libros que estaban en la mesa de novedades eran de traducciones de norteamericanos. Y estos autores se vivían ganado estos premios. Jamás un sudamericano”, afirma y después concluye: Me doy cuenta que produce algo continental.” Argentina asimismo tiene sus esperanzas, alén de mis esperanzas personales”.

 

______

SEGUÍ LEYENDO

Samanta Schweblin: “Me pienso como una escritora argentina escribiendo desde afuera”

Samanta Schweblin y el cosmos inquietante de su nueva novela: tecnología, soledad y voyeurismo