Preocupado por el dólar, el Central busca que los bancos aceleren la suba de las tasas de los plazos fijos


Banco Central (Manuel Cortina)
Banco Central (Manuel Cortina)

En el último mes el Banco Central (BCRA) convalidó una suba de tasas de interés de veinte puntos para hacer más atrayente el peso y los bancos recién subieron esta semana unos tres a cinco puntos las tasas de los plazo fijos.

Fue una vez que funcionarios de la entidad monetaria estuvieron sondeando desde el primer día de la semana pasado a los bancos para mostrarles “inquietud” y “preocupación” por el hecho de que la suba de tasas de las letras no se trasladaba a los depositantes en pesos, susceptibles de dolarizarse si su retribución es inferior a la expectativa de depreciación.

“Fue preocupación del Banco Central. Lo que se genera es que los bancos tardan en subir la tasa de plazo fijo respecto de la Leliq. El día de hoy están bastante online”, explicó un gerente de un banco que fue contactado el primer día de la semana pasado.

Los llamados telefónicos de los funcionarios del BCRA se sucedieron a lo largo de toda la semana. “Se trata de buscar que haya una mejor transmisión de política monetaria al resto de las tasas. La Leliq debe ser lo más poderosa posible”, explicaron voceros del Central.

Finalmente, los plazos fijos subieron de cuarenta a cuarenta y cinco por ciento en ese banco. En tanto, en otro banco, menos masivo, las tasas escalaron unos dos puntos, de treinta y cinco a treinta y ocho por ciento y de treinta y siete a cuarenta,5 por ciento.

La inquietud está en el Gobierno de forma generalizada. De quien no comprende bien el funcionamiento rutinario”, añadió otro banco grande que recibió los llamados. “No fue rendir cuentas, sino más bien consultar qué ocurrió. Fue un intercambio de opinión sobre por qué razón no se refleja más veloz la velocidad de suba de la tasa de Leliq. Se dio una explicación técnica razonable y se va a dejar pasar unos días”, explicó.

“Estamos en la situación de ir viendo. Va a haber que aguardar una semana. Si la tasa de Leliq se estabiliza, un punto más o bien un punto menos, la tasa de plazo fijo debería reflejar niveles más altos. No saltará uno puntos, pues debe corregirse por encajes, mas te añade tres-cuatro puntos. En torno al cuarenta por ciento es buena reacción”, añadió el banquero.

Los bancos explicaron al Gobierno, que frente a la suba de tasas de las Leliq, las entidades aguardan que el levanta se consolide ya antes de trasladarla a los depósitos a plazo. Sobre todo pues la tasa de referencia del BCRA se movió de forma violenta: bajó veinte puntos en un mes y medio y después brincó otros veinte en el último mes. Y pues las Leliq son a siete días y los plazos fijos parten de treinta días.

En tanto, depende del nivel de liquidez de las entidades. Si la colocación de préstamos es baja, no precisan abonar más tasa para fondear los préstamos.

Verónica Rappoport, vice segunda del Central (Matias Baglietto)
Verónica Rappoport, vice segunda del Central (Matias Baglietto)

En este contexto, funcionarios del BCRA reconocieron el día de hoy, en una asamblea con un conjunto de economistas para explicarles las nuevas medidas de política monetaria anunciadas el día de ayer, que “hay un inconveniente” en la transmisión y que están valorando opciones para apresurar el traslado.

Una de esas opciones es extender el plazo de las Leliq (el día de hoy de siete días). “Se les preguntó si van a extender el plazo de las Leliq, y respondieron que no tienen tomada la decisión. Están examinando múltiples opciones”, explicó uno de los economistas.

Reconocieron que los bancos tienen un inconveniente de plazo. Que se complica la transmisión. Que miran las opciones. Mas que no tomaron una resolución sobre qué hacer ni sobre si hacer algo”, añadió.

La asamblea fue con la vicepresidente segunda de la autoridad monetaria, Verónica Rappoport, y con el subgerente General de Investigaciones Económicas, Mauro Alessandro.

Seguí leyendo:

El BCRA y el Tesoro calmaron al mercado: el dólar cayó dos por ciento en el cierre de la semana

Donald Trump firmó el primer veto de su presidencia para financiar el muro con México