El Comité de Competición de la Real Federación De España de Futbol (RFEF) impuso ocho partidos de sanción al futbolista hispano-brasileiro Diego Costa, jugador del Atlético Madrid, quien fue expulsado con con roja directa la pasada jornada de Liga de España en el Camp Nou ante el Barça.

A 7 fechas del campeonato, Costa queda descartado para lo que resta de actividad. Se va a perder los partidos ante Celta de Vigo, Eibar, Valencia, Valladolid, Espanyol, Sevilla y Levante.

Según el comunicado de la RFEF, se ha castigado al delantero con cuatro encuentros por sus insultos al árbitro, en aplicación del artículo noventa y cuatro del Código Disciplinario (insultos, ofensas verbales y actitudes injuriosas), y con otros 4 por su comportamiento tras ver la roja, conforme con el artículo 96 (sujetar, empujar o bien sacudir al árbitro).

Por las dos circunstancias, el Comité asimismo impone a Costa dos multas de USD 3.385 y otras dos al Atlético de USD 1.500, en aplicación del artículo cincuenta y dos de esta normativa.

La resolución señala que “el jugador expulsado, una vez recibida la tarjeta roja, se genera cara el agremiado con violencia leve y sin ánimo violento mas en forma consistente con lo reflejado en el acta, esto es, agarrándole como se afirma en exactamente la misma”.

El árbitro Jesús Gil Manzano, quien expulsó en el minuto 28 del partido entre el Barcelona y el AtléticoDiego Costa con roja directa, dejó notificado en el acta del partido que el jugador se refirió a él “a viva voz, en los próximos términos: ¡¡¡Me cago en tu puta madre!!!, ¡¡¡Me cago en tu puta madre!!!”.

En exactamente la misma y en el capítulo de otras incidencias, el agremiado extremeño agregó que el atacante hispano-brasileiro de treinta años le “sujetó en rutas ocasiones por el brazo con el objeto de impedir que no mostrara las amonestaciones a sendos compañeros dorsales dos (José María Jiménez) y dos (Diego Godín), respectivamente”.

El Atlético Madrid adujo sin éxito que a la vista de las imágenes se podía revisar la existencia de “una contradicción entre el comentario expresado por el jugador, la explicación siguiente a la acción del agremiado a los jugadores y lo recogido en el acta arbitral”.

El club asimismo defendió que Diego Costa “no trató de sujetar o bien sostener con algún género de fuerza al árbitro y en ningún caso con objeto de impedir que se mostrasen las cartulinas a sus compañeros”, con lo que consideró “que las acciones descritas por el agremiado no se corresponden con lo acaecido, existiendo un fallo material manifiesto por la parte del árbitro en la consideración de los hechos”.

El Comité de Competición que encabeza Carmen Pérez retrasó hasta este jueves su resolución sobre el delantero rojiblanco, en tanto que pidió aclaraciones a Gil Manzano sobre el acta del partido ya antes de pronunciarse sobre el caso y el árbitro dispuso de 24 horas para responder al requerimiento.

TE PUEDE INTERESAR

El Barça recibe al Atlético la villa de Madrid con la chance de liquidar la Liga de España