Los turistas que paseaban por Ocean Drive a la altura de la 8th Street, en South Beach, se hallaron con un paisaje poco habitual: la calle cortada, policías por todos lados, actores que hacían de turistas y Will Smith que hacía —nuevamente,  tras unos años— de Mike Lowrey. Esta semana empezó el rodaje de Dos policías rebeldes 3 (Bad Boys for Life) en la playa y en Miami.

La locación en South Beach —ubicada a pasos del edificio que el día de hoy cobija una farmacia CVS, mas donde en los ’80s Brian De Palma grabó la conocida escena de tortura de Scarface— prosigue a otros cortes en la avenida Collins y en Ocean Terrace a la altura de la calle setenta y cinco, y antecede a otros más en el downtown, el puerto y la interestatal trescientos noventa y cinco, que se va a cerrar parcialmente el último día de la semana uno.

En el set, en la plataforma a la que no accedían los curiosos y entusiastas del gran actor (nominado al Oscar por Ali y The Pursuit of Happiness), se vio al regidor de la ciudad de Miami, Francis Suárez.

Smith mostró la primera imagen de la grabación en su cuenta en Instagram, al lado de Martin Lawrence. Mas pocos piensan que el enorme éxito de Bad Boys (que 1995 y tuvo una segunda parte en 2003) . Asimismo la policía de Miami  tuiteó el evento, con una fotografía de Lawrence, un oficial y un can policía.

Desde noviembre, cuando se anunció que habría un tercera, la prensa de espectáculos ha cubierto los movimientos de Smith y Lawrence como los policías antinarcóticos Lowrey y Marcus Burnett, que retornarán a Miami. El primero atraviesa una crisis de la edad mediana; el segundo, ha recibido una promoción. Y en esas circunstancias se cruzan con un mesnadero de siniestras costumbres, líder de un cartel de tráfico, que ha llegado a matar a Mike para agradar a su madre.

TE PUEDE INTERESAR

La última interpretación de Stan Lee va a verse en “Avengers: Endgame”