El trading es una de las palabras que está formando una tendencia y conforme pasa el tiempo cada vez hay más interesado en ello. Una forma simple de explicar que es el trading, es decir que consiste en la compra y venta de activos (Bonos y acciones; y sus derivados) en un mercado financiero electrónico y regulado. Su objetivo es conseguir un beneficio económico cuando se compra por un precio inferior y se vende por un precio superior.

Muchos jóvenes hoy en día ponen en sus perfiles de redes sociales que su profesión es ser trader. Pero hay que tener en cuenta que el trading es un género de operativa bursátil de carácter especulativo, con lo que está sometido a los vaivenes del mercado. Sus operaciones se fundamentan en adquirir un activo para venderlo a un coste superior o vender un activo, para adquirirlo nuevamente por un costo más bajo. En general, los activos sobre los que se efectúa ‘trading’ son acciones que cotizan en mercados muy líquidos, divisas como el EURUSD o bien el USDJPY y Futuros, como por servirnos de un ejemplo, el Futuro del S dólares americanos P500.

Una de las razones, por las que se ha popularizado esta tendencia, es por la entrada de las nuevas tecnologías que dejan operar en plataformas ‘online’ especializadas y actúan como mediadores de las operaciones o bien brokers. Así las operaciones en bolsa están llegando cada vez a más personas. Ahora las operaciones se efectúan con un click de ratón en plataformas locales como invertir online, o bien a través del home banking de casi todos los bancos locales.

Géneros de ‘trading’ 
Existen múltiples modalidades de ‘trading’ asociadas, entre otros muchos factores, al mismo tiempo en el que se sostienen abiertas las operaciones.

Trading diario: el inversor abre y cierra las operaciones en el mismo día de la negociación. Es una forma de invertir en un corto plazo puesto que no se acostumbran a dejar operaciones abiertas para proseguir al día después.

Swing Trading: las operaciones pueden dejarse abiertas al final de la jornada y acostumbran a perdurar más o menos unos diez días.

Armado de posiciones estructurales: no tienen un límite temporal y consiste en tomar situaciones en mercado en favor de la tendencia.

¿Se puede hacer Trading en la Argentina?

Un poco ya lo adelantabamos, la respuesta es sí. Casi todos los bancos en la plaza Argentina están avalados y certificados como brokers, esto quiere decir que puede hacer operaciones sobre activos financieros. Para abrir una cuenta en estos servicios se requieren pocos requisitos: básicamente el DNI y poseer una cuenta bancaria activa.


¿Qué hace falta para operar?


Para poder desarrollar la faceta de ‘trader’ es preciso meditar primero todo cuanto se puede necesitar:

Tener un PC personal: preferentemente portátil y una conexión a la red.

Contratar a un ‘broker’ que provea la plataforma de ‘trading’ (Para personas que inician se recomiendan los brokers locales) Dicha plataforma debe ofrecer como mínimo:

Gráficos en tiempo real del comportamiento del producto con el que se marcha a operar.
Posibilidad de contratar cotizaciones de tiempo real en los diferentes mercados y valores en lo que se esté interesado.
Ha de ser una plataforma multimercado, o sea, que pueda acceder a diferentes productos y mercados desde un mismo ‘broker’,
Posibilidad de administrar el peligro de las situaciones mediante diferentes géneros de órdenes.
Lo más esencial, cerciorarse de que el ‘trader online’ cuente con acceso directo a los mercados.
Tener una cantidad de dinero que no se vaya a precisar para comenzar a invertir: Hay que tener en consideración que las operaciones acarrean una comisión y que además de esto, en dependencia de la operación, el producto y el mercado en el que se quiera operar, el regulador del mismo puede demandar garantías al abrir una determinada situación en mercado.

Contar con la capacitación adecuada: para operar en estos ambientes hay que saber lo que se hace. La capacitación en este campo es esencial para eludir pérdidas financieras que pueden hacer mucho daño a la economía personal. En la red han proliferado los cursos ‘online’ sobre ‘trading’, si bien asimismo existen centros formativos y academias presenciales. En todos y cada uno de los casos, es conveniente escoger con criterio y aplicarse bien ya antes de comenzar a operar.

Hay que tomar en consideración que el ‘trading’ es peligroso, con lo que es esencial fortalecer bien los conocimientos y no gastar dinero de forma irresponsable. Conforme los especialistas, es preferible que el ‘trading’ se planifique como una carrera en un largo plazo, con el menor peligro posible, que dejarse llevar por la ambición de conseguir beneficios inmediatos. De este modo, se evitarán sustos financieros que pueden llevar al inversor a la ruina.