Cristina viajó a Cuba para visitar a su hija, pese a la muerte de su madre

Ofelia Wilhelm falleció a los 89 años y la expresidenta la despidió en el Hospital Italiano de La Plata; y viajó a Cuba.

Ofelia Wilhelm, la madre de Cristina Kirchner, murió ayer, a los 89 años, en el Hospital Italiano de La Plata, donde estaba internada desde el 8 de diciembre. La expresidenta acudió al lugar para despedir a su madre alrededor de las 18, acompañada de su hijo, Máximo Kirchner.

Luego, Cristina partió, tal como tenía previsto, a las 0.52, en un vuelo comercial desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza rumbo a La Habana, con escala en Panamá, para visitar a su hija Florencia, que realiza allá un tratamiento.

La madre de la expresidenta sufría cáncer de endometrio y su salud se había agravado notablemente en los últimos meses. Su hija Cristina la visitaba periódicamente. Vecina de Tolosa, Wilhelm había nacido el 10 de mayo de 1929, en esa ciudad. Trabajó en la Dirección General de Rentas y tuvo actividad política como secretaria general de la Asociación de Empleados de Rentas e Inmobiliarios (AERI).

Ferviente hincha de Gimnasia y Esgrima La Plata, solía asistir a los partidos que se jugaban en el estadio del bosque. Incluso, tuvo participación en la vida política del club.

La madre de la expresidenta asoció al club a su primer bisnieto, Néstor Iván Kirchner, hijo de Máximo Kirchner, solo un mes después de su nacimiento.

La primera alarma en la salud de Wilhelm sonó en 2009, cuando sufrió un accidente cardiovascular. En ese momento, fue internada en el Instituto Fleni, donde se le colocó una prótesis en la cadera.

Su estado se agravó en 2014, cuando fue sometida a un tratamiento de quimioterapia. Desde que quedó internada en diciembre último, Cristina la visitaba periódicamente. En la familia sabían que el desenlace fatal era cuestión de días.

Por esa razón y por el deseo de pasar este momento con su hija y con su nieta, Helena, Cristina viajó esta madrugada a Cuba. Según lo comunicó a los tribunales orales que deben juzgarla por casos de corrupción, la expresidenta volverá a la Argentina dentro de diez días: se comprometió a regresar el 30, tres semanas antes del inicio del primer juicio oral en su contra.

La senadora fue autorizada a viajar por los tribunales orales números 5, 8 y 2. Este último es el que debe juzgarla en el caso de Vialidad, en el que se investiga si direccionó licitaciones de obras públicas en Santa Cruz en favor del empresario Lázaro Báez. Los otros dos tribunales tienen a su cargo las causas por los negocios de las sociedadesLos Sauces y Hotesur.

Contrapunto

El argumento de los camaristas Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso -del Tribunal Oral Federal (TOF) N° 2, a cargo de este proceso- fue que “siempre estuvo
a derecho” y que su situación no cambió desde la última vez que la autorizaron a viajar, el 13 del mes pasado. También la autorizaron los jueces del TOF N° 8, María Gabriela López Iñiguez, Nicolás Toselli y Sabrina Namer, que juzgarán a Cristina, Máximo y Florencia Kirchner por el caso Hotesur. El TOF N° 5, integrado por los jueces Adriana Pagliotti, José Martínez
Sobrino y Daniel Obligado, a cargo de la causa Los Sauces, ya había resuelto darle el permiso.

La expresidenta deberá presentarse ante el TOF N° 2 en las 48 horas posteriores a su regreso a la Argentina.

La Justicia espera un informe de médicos forenses de la Corte Suprema que analizan la historia clínica de Florencia Kirchner, para decidir si la autorizan a quedarse en Cuba hasta que termine el tratamiento.

La hija de la expresidenta, procesada por asociación ilícita y lavado de dinero, viajó en marzo a la isla a realizar un curso de guion de cine, pero decidió quedarse después de que los médicos que la atendieron le desaconsejaron viajar en avión.