fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Deportes Sin categoría

Basaksehir: se juega la liga frente al técnico que da nombre a su estadio

Se imaginan que el entrenador de tu fanático contrincante para conseguir tu más ansiado título tenga el honor de poner nombre a tu estadio. No es ficción; es pura realidad y pasa en una de las ligas más esenciales de Europa, en Turquía. En el más que estrafalario futbol turco.

El para muchos prácticamente ignoto Istanbul Basaksehir lleva múltiples temporadas rozando el título de la Superliga turca. En la presente, una catastrófica mala ráfaga en los últimos 4 partidos: 2 empates y 2 derrotas, ha apedreado una ventaja de SEIS puntos con su primordial contrincante, el Galatasaray, entrenador por el afamado Fatih Terim. A falta de TRES jornadas para terminar la liga, los 2 equipos están empatados a sesenta y tres puntos y con números prácticamente calcados: dieciocho partidos ganados, 9 empates y CUATRO derrotas. El Diecinueve de mayo, en el hervidero del Ali Sami Yen, casa del Galatasaray, los dos equipos se miden en un choque que va a decidir con prácticamente toda la seguridad el título. La final adelantada por la Superliga. En la primera vuelta los dos conjuntos empataron a un tanto Mas el mejor goalaveraje del Galatasaray le daría el título de Liga en estos instantes.

La historia que rodea al Istanbul Basaksehir no tiene nada que envidiar al mejor de los guiones. Todo cuanto envuelve al club huele a gubernamental primordialmente por el hecho de que es el equipo del presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Es el equipo del distrito de Basaksehir, 1 de los más esenciales de la urbe de Estambul merced al impulso que le dio el por entonces regidor Erdogan. Si por último el Basaksehir se hace con el título, lo está rozando desde el año dos mil dieciseis, pondría la guinda a una historia digna de las mayores gestas del fútbol.

De un día para otro, el Istanbul Büyükşehir Belediyespor (Istanbul BB), club de futbol del Ayuntamiento de Estambul, pasó a llamarse Istanbul Basaksehir y jugar en el distrito que da nombre al club, al oeste, en la parte europea de la ciudad. Fue tras ascender a la Superliga en el verano de 2 mil catorce. Muchos apasionados turcos no fueron ni siendo conscientes del cambio de nombre de la entidad hasta iniciada la competición. Desde ese instante ha estado siembre entre los CUATRO primeros: 4º en 2 mil quince; 4º en 2016; 2º en 2017 y 3º en 2 mil 18.

En mayo de dos mil 15 dio un paso más en la busca de la grandiosidad y con la entrada de Medipol como primordial patrocinador el club se renombra como se le conoce el día de hoy en día: Mediapol Basaksehir Futbol Kulubu.

El Basaksehir no es un club al empleo. Tiene un funcionamiento atípico puesto que no tiene asociados y a su modernizado estadio (de fisionomía similar al Wanda Metropolitano) no asisten más de cinco mil espectadores por partido. Una baja entrada que mantenga con ingresos de sus primordiales anunciantes. Es lo más semejante a una compañía privada. Tiene su origen en mil novecientos noventa cuando el precursor de Erdogan en la alcaldía de Estambul impulsó el equipo (de ahí que su nombre de club de futbol del Municipio). Es en dos mil catorce cuando se genera la expansión total de la entidad dejando atrás su nombre institucional y asentándose en Basaksehir, merced a la inauguración de su imponente estadio Fatih Terim, en honor al que era por aquel entonces el seleccionador nacional y amigo personal de Erdogan. Curiosamente el que fuera extécnico del Milán y Fiorentina es hoy en día el contrincante del Basaksehir. Es el entrenador del Galatasaray, el otro contendiente que le puede dejar sin su soñada primera Superliiga. El estadio se edificó en solo dieciocho meses y el presidente Erdogan jugó el partido inaugural con la camiseta número 12 y anotó un hat-trick. Desde ese instante nadie viste ese número en el club.

El futbol no le resulta ignoto al político en tanto que de principiante era un prometedor futbolista, que por último dirigió su vida lejos del balón. Incluso de esta manera sostuvo su interés en el futbol si bien le tiraba más los tonos del Fenerbahçe, Mas como buen estratega deseó construirse un equipo y desplazarlo al distrito más conservador de la urbe de Estambul, y base de una gran parte de la masa social de su partido AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo), para alegrar a sus más fervientes seguidores. Hay tantas sinergias que los colores naranja, azul y blanco del Istanbul Basaksehir son exactamente los mismos que los del partido gobernante. Aun, una de sus peñas ultras, ‘1453’ debe su nombre a una data señalada por los nacionalistas y también islamistas turcos: la de la conquista de Constantinopla por los otomanos.

Es tal el tufillo institucional que el presidente Goksel Gümüsdag es miembro del partido gobernante AKP, y encima está casado con una sobrina de la esposa de Erdogan. Todo se queda en casa. Además de esto, el primordial sustento económico, Medipol, es una compañía próxima a la elite del gobierno turco. Su dueño Fahrettin Koca es ministro de Salud y asimismo ha sido médico personal de Erdogan. También múltiples ministros del Gobierno de Erdogan ocupan ciertos puestos de responsabilidad en el órgano directivo del Istanbul Basaksehir.

Política de fichajes

Si el Basaksehir ha logrado en los últimos tiempos pelear de tú a tú con Galatasaray, Besiktas y Fenerbahçe asimismo se debe a su inversión en captar mejores jugadores. No ha pagado excesivos desembolsos económicos Mas sí que se le reconoce por ser generosísimo en los salarios de sus jugadores. Por ese motivo ha unido en la plantilla a futbolistas de la talla de Adebayor, Clichy, Elia, Inler, Demba Ba o bien el último en llegar, Robinho. Si bien las 2 joyas de la corona son el veterano capitán Emre Belozoglu y tal vez el mejor jugador turco de la última década: Arda Turan, cedido por el Barcelona. De esta manera ha ganado veteranía y más calidad para el equipo que dirige el veterano Abdullah Avci. Todo eso no sería posible sin el sustento de capital del patrocinador de la camiseta, Deco Vita; del patrocinador del club, la compañía de centros de salud Medipol; de la marca Macron y de múltiples otras entidades vinculadas al gobierno turco como Turkish Airlines.

Ganar la Superliga turca y asaltar la fase de conjuntos de la Champions puede servir de atrayente para futuros jugadores ya que el sueño de Erdogan es ver con la camiseta del Basaksehir a Mesut Özil. Por el instante, si el Basaksehir gana la liga es pues va a haber capitulado el Galatasaray de su respetado y amigo Fatih Terim.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *