conicet-quien-quiere-ser-millonario
conicet-quien-quiere-ser-millonario

“Vine lanzada. No nos depositan los subsidios que tenemos ganados. y ahí los ves a los chicos, deben trabajar. Me pareció una buena oportunidad”, afirmó la científica del CONICET.

Detrás de cada persona que participa en ¿Quién desea ser millonario? hay una historia. Habitualmente se trata de vidas con un duro pasado que conmueven al público. El día de ayer fue la primera vez que la motivación a participar fue una necesidad académica: lograr fondos para proseguir con la busca de una cura para el cáncer para el CONICET.
La biologa que sobresalió ayer por la noche fue Marina, bióloga molecular de la Universidad de San Martin. Y también investigadora del CONICET. Siendo consultada por Santiago del Moro, la científica charló de su objetivo.

“Trabajamos en el desarrollo de nuevas terapias para el cáncer y en realidad vinimos acá porque si recaudamos algo es para nuestro grupo de investigación”.

Pregunta a pregunta, Marina se abrió camino cara el premio mayor y llegó a participar por $500.000. Ya antes de leerle la pregunta del medio millón, el conductor la felicitó: “La verdad que valoro mucho tu empuje, tu garra, tus ganas, el ir hacia adelante, […] 500mil pesos, estamos cerca de ganar una fortuna. ‘Estamos’ digo porque es para todos lo que hacen ustedes”.

Al verla conmovida, el conductor deseó saber en quién pensaba. “Estoy pensando en nuestro trabajo, en lo que podremos hacer”, respondió, y añadió con la voz quebrada de emoción: “Está bastante difícil, y uno le pone mucho, es mucho esfuerzo”.
Ya antes de contestar una de las preguntas más difíciles, Marina contó de qué manera fue que decidió anotarse en el programa: “Vine lanzada. No nos depositan los subsidios que tenemos ganados y ahí los ves a los chicos, deben trabajar. Me pareció una buena oportunidad”.

Después de más preguntas, la partícipe se encaró a la última. Cuando el conductor anunció que la contestación era adecuada, el público la aplaudió de pie y agradeció a sus colegas presentes en la tribuna. Marina tuvo la opción de proseguirse por $ 750.000, al ver la pregunta prefirió retirarse con $500.000

Seguí leyendo:

Adriana Serquis y el rol de la mujer en la ciencia