El público exhibió varios carteles contra Mauro Zárate (Télam)
El público exhibió varios carteles contra Mauro Zárate (Télam)

El partido del morbo. Boca visitó a Vélez por la ida de los cuartos de final de la Copa de la Superliga, pero el juego en sí pasó a un segundo plano por la visita de Mauro Zárate a Liniers. El ex delantero del “Fortín” volvió a “su casa” y por primera vez jugó en el estadio José Amalfitani con una camiseta diferente del club que lo vio nacer.

Mauro Zárate arrancó como titular en Boca (Fotobaires)
Mauro Zárate arrancó como titular en Boca (Fotobaires)

No fue una semana fácil y mucho menos el día del partido que arrancó desde muy temprano con un clima hostil. La llegada del micro de Boca fue con una fuerte reprobación de los hinchas de Vélez que se encontraban en las inmediaciones de la cancha. Los cánticos y algunos proyectiles que volaron, fueron la bienvenida para el delantero.

La llegada del micro de Boca a Liniers

Afortunadamente, no pasó a mayores y el ingreso del plantel al vestuario visitante del estadio José Amalfitani fue con total normalidad. Las cámaras de TV se quedaron con Mauro Zárate, quien de muy buen ánimo saludó a algunos particulares camino a los camarines.

La entrada de Mauro Zárate y el plantel de Boca al vestuario visitante del estadio José Amalfitani

Por supuesto, ya en el campo de juego el clima se volvió una caldera. Primero en el instante en el que se anunciaron los equipos por la pantalla gigante. Cuando nombraron al futbolista con el dorsal Diecinueve de Boca, el público local explotó. “El que no Brinco, es un traidor”, sonó fuerte.

La salida del equipo al campo de juego y los cánticos para Mauro Zárate

Con los equipos en cancha, los fanáticos volvieron a cantar contra Mauro Zárate. Incluso, mientras sonaba el himno nacional argentino. El gesto de Nahitan Nandez, reprobando la actitud de los hinchas frente a las estrofas de la canción patria, fue elocuente.

El gesto de Nahitan Nandez por los insultos de los hinchas durante el himno