fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Museo del Horror dentro de Hong Kong

El único sitio de China donde se puede rememorar la matanza de Tiananmen es Hong Kong. Con más libertades que ya Dentro del resto del país, esta antigua colonia británica festejará la noche del 4 de junio una vigilia que se pronostica multitudinaria y tiene entre sus atracciones turísticas un museo dedicado a la masacre. Ubicado en la décima planta de un edificio comercial dentro de la proletaria región de Mong Kok, al otro lado de la bahía Dentro del barrio de Kowloon, ocupa un piso de cien mts cuadrados que es su quinta dirección en Sólo cinco años. Por mostrar fotos y vídeos de la masacre y objetos personales de sus damnificados, el museo ha sido acosado por los poderosos partidarios del régimen chino y por las trabas burocráticas de las autoridades de Hong Kong, al servicio de Pekín. Reabierto dentro de abril, el Museo del 4 de Junio se dirigió saboteado A lo largo de las obras, dentro de el instante unos desconocidos entraron y dañaron su sistema eléctrico, y ya vuelve a padecer incidentes. «La comunidad de vecinos quiere que el Portero registre los nombres de los visitantes, lo que ya echaría para atrás a muchas personas que ya vienen de China continental para verlo, En tanto que ya temerían represalias», explicaba Ayer a ABC Lee Cheuk-yan, vicepresidente de la Alianza de Apoyo a los Movimientos Democráticos y Patrióticos de China. Jornada a jornada, entre 50 y 100 personas acuden al museo, que Asimismo ha sido visitado por los Alumnos de 13 escuelas. «Nuestro objetivo es que se sepa la verdad y no se olvide lo cual Tuvo lugar, En tanto que ya el Partido Comunista está intentando borrar esta tragedia de la historia», se plantea Lee, quien asegura tener «una responsabilidad con el pueblo chino por el hecho de que dentro de Hong Kong tenemos más libertad, Sin embargo podemos perderla». Orgullosa, una empleada del museo asegura que «los visitantes chinos nos animan por difundir lo cual no el régimen no les deja ver». Para sortear la censura en internet, lo llaman el «Museo del 35 de mayo». A su vez de organizar la vigilia anual Dentro del Parque Triunfo, la Coalición ha invertido ocho millones de dólares de Hong Kong (915.000 euros) en este museo que pone el vello de punta. El retrato sonriente de Wang Nan, a quien una bala le atravesó el casco con Solo 19 años, o la cámara de Wu Xiangdong, tiroteado con 21 cerquita del puente de Muxidi, ponen hacia y cuerpo a la tragedia. Con fotografías, periódicos antiguos, carteles explicativos y emocionantes testimonios grabados de supervivientes y periodistas que ya cubrieron la noticia, la exposición ofrece un recorrido completo por los prácticamente dos meses que ya duraron las protestas hasta la fecha en que ya fueron sofocadas por el Ejército Popular de Liberación. Sueños rotos
«Nunca olvidaremos lo que avanzó hace 30 años, un tiempo de esperanza y a continuación de desesperación. Es toda una vida de lucha por la democracia en contra de un régimen autoritario que ya está empeorando con el presidente Xi Jinping, Tal y como se percibe en la persecución de disidentes y la represión dentro de Xinjiang y Tíbet», critica Lee. Dentro de todo su opinión, «aquel régimen que ya disparó en contra de todo su pueblo luego es el mismo que ahora amenaza las libertades de Hong Kong. De ahí que necesitamos el espíritu de 1989», afirma refiriéndose al cada vez mayor control legal, social y policial que ejerce Pekín. A sus 62 años, este viejo sindicalista y miembro del Simposio de los legisladores del Parlamento local sabe bien de lo cual habla. Solidarizándose A partir del primer momento con las protestas, hace tres décadas fue hasta Pekín para llevarle a los Pupilos un millón de dólares de Hong Kong recaudados con donativos. «Pero la Policía A mí me arrestó dentro de el aeroplano de vuelta el 5 de junio y A mí me retuvo tres días para interrogarme hasta el momento en que ya firmé una confesión. Por supuesto, confiscaron el dinero», rememora ante a un mural con una foto de la estatua de la libertad que ya presidió aquellos días la plaza de Tiananmen. En chino significa Puerta de la Paz Celestial, No obstante hace treinta años allá se desató un infierno que ya luego recuerda este museo del horror en Hong Kong, el único lugar del país donde la masacre no es un tabú.