Deportivo y Málaga arrancaron su riña por volver a 1era con un increíble duelo pleno de tantos, alternativas y pasión. Por dos veces se adelantaron los de Víctor, dos veces empataron los de Martí hasta conseguir consumar la remontada y apuntillar acto seguido. Todo en un encuentro intenso, táctico por instantes, desenfrenado en otros. Con un Ontiveros nivel Selección que no fue suficiente para frenar la fe de un Deportivo que llegó al playoff con el gancho y que ha explotado a lomos de un Riazor entregado. Gran resultado, Indudablemente, Pero nada terminante. Primero, por el hecho de que La Rosaleda es un fortín. 2do, por el hecho de que la historia de estas apasionantes promociones de ascenso, Así lo indican.

Y eso que horas previas al encuentro fueron duras para el Deportivo. Primero, la tormenta Íñigo López. después, la lesión de Pablo Marí en la activación matutina del club. acto seguido, la confirmación de que Bóveda no concurria a tiempo y que Quique empezaba en el banquillo. Como era previsible, el duelo comenzó con calma, sin muchas prisas y con papales repartidos. El Pelota para el Málaga, que tocaba una y otra vez ante una presión poco efectiva de los coruñeses. Poco a poco, pase a pase, la calma se transformó en dominio del ritmo y del juego de los andaluces en ante de un Depor acelerado y Asimismo impreciso. Y el premio llegó a los 18 minutos, en el instante Luis Hernández remató un centro de Ontiveros. Todo lo hecho lo estropeó Ricca poco acto seguido con ingenuo penalti acerca de David Simón que Carlos no perdonó. Dieciocho minutos de pausa, dos de frenesí y encuentro lanzado. Tanto, que en breve se sumó la polémica con una falta de Keidi Bare en el instante Cartabia se iba solo Después de matarlo en una larga carrera. Amarilla para el albanés ante la petición de roja de un caliente Riazor. Y a fin de que el cóctel fue completó, llegó la hora de la calidad, la hora de Ontiveros. gran derechazo a los 37 minutos desde la banda izquierda a la escuadra contraria. Una perfecta folha seca que silenció a un Riazor que, en otro contexto, hasta aplaudiría. Genial, diferencial, y justo en el instante los gallegos jugaban mejor.

El 2do tiempo arrancó condicionado por el marcador. Con un Depor más incisivo con Borja Valle por la banda y Fede por el medio en ante de un Málaga apostando por aguardar, aguantar y rematar la faena a la contra. Y de nuevo el fútbol premió al valiente. Centro desde la derecha de Borja Valle que remata de primeras y con potencia Pedro. Tablas de nuevo, pasión total con dos equipos volcados. Poste en una increíble falta de… Ontiveros. Y prácticamente al siguiente ataque, gran picada de Fede Cartabia a fin de que Carlos cabecease prácticamente acerca de la línea de gol la remontada. La partida siguió en los banquillos, con Víctor buscando la reacción dando entrada a Pacheco y Morán y Martí protegiendo la amarilla que pesaba acerca de Pedro. Y como era una noche en la que podía faltar nada, Asimismo llegó el fallo. en un caso así de Munir, el hombre que se quedó para no irse con Marruecos, puso una mano blanda al remate de Borja Valle. 4-2 en el marcado. ‘Lume’ en Riazor en ante de un Málaga en cenizas en el 2do tiempo.

Fuente: periódico As