fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Deportes Futbol

La Rojita, a semis y a los JJ OO

Recurríamos en las horas previas a la furia, a la garra de antaño, No obstante fue el tiqui-taca el que nos abrió de nuevo las puertas. No falla. El concierto de buen juego dejó a la Rojita golear a Polonia y acceder de ese modo a las semi-finales de la Eurocopa. Con el billete a los Juegos Olímpicos como inestimable propina. La falta por la escuadra de Ceballos que puso el 4-0 no hizo Sino más bien más bien adornar un encuentro mayúsculo de los de Luis de la Fuente. Un vendaval. Una forma deliciosa de exportar la Marca España.

El reto era máximo, con lo que los pulmones nuevos eran bienvenidos. Se estrenaban Unai Núñez (relevo de Jesús Vallejo, titular ante Italia y Bélgica) y Marc Roca, que formaba el doble pivote al lado de Fabián, recuperado de las molestias que arrastraba desde el encuentro inaugural. Y en una suerte de enmienda a la totalidad, De la Fuente decidía encarar el desafío de la goleada sin un nueve puro en el césped.

Fue Oyarzabal el encargado de ejercer de trampantojo para la defensa polaca. Unas veces aparecía en el centro del ataque, en otras caía a banda o bien aun se descolgaba para establecer conexión con Roca o bien Fabián. Oyarzabal remató en el cinco, Asimismo lo hizo un minuto más tarde Fornals. Y al siguiente, Fabián, y al siguiente Fornals. Y Olmo… Seis ocasiones en solo diez minutos. La más clara llegó en el 15′, con un zurdazo de Fabián a la escuadra de Grabara. Sonaba a presagio de lo que nos aguardaba en el encuentro.

Y por fin llegó el gol de Fornals en el 17′ al rematar con todo, pierna, fe y alma, un enorme remate atrás de Aarón. Esa era la jugada más utilizada en el tablero del Renato Dall’Ara. Llegada de los laterales a línea de fondo y desde ahí, centro retrasado, evitando el muro que constituían los tres centrales polacos.

Kownacki, su estrella, fue baja en un once que resumía la preocupación de Michniewicz de guardar la ropa, pues el empate daba a Polonia el pase a semi-finales. Buksa era un islote arriba, apenas le llegaban balones Pero en el instante lo hacía se las ingeniaba para meter en apuros a Meré y Núñez. No obstante se veía obligado a rematar de lejos, de muy lejos. Sivera jamás dudó y se mostró fiable.

El minuto 39 nos regaló la obra de arte de Fabián, quien Después de dos zurdazos a la madera firmó un tercero que se coló junto al poste defendido por Grabara. Bolonia vivió en directo el arte que aún debe despuntar unos kms más abajo, en ese Nápoles en el que el sevillano lleva la manija.

Un placer pleno en un 1er tiempo para enmarcar de los nuestros, que no desfallecieron Después de el descanso. Seguros atrás, sin apenas conceder un respiro a los delanteros polacos, las ocasiones se sucedieron hasta el instante en que en el minuto 71, el escocés Madden pitó falta en la frontal del área. Ceballos agarró el Pelota, sacó su duende y clavó el Pelota en la escuadra.

Siete ocasiones de gol llevaron su firma. Zidane se lo pierde, la Eurocopa lo guarda como oro en paño. Ya al borde del final llegaría el permanente 5-0 obra de Borja Mayoral, que necesitaba ese gol como el comer. El pitido final dio paso al aplauso general, de todos, de españoles, polacos y Asimismo italianos. Un vendaval pasó por Bolonia.

Fuente: periódico As

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *