fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Más de 16.000 personas abandonan sus casas por la detonación de un arsenal dentro de Siberia

Más de 16.000 personas han abandonado sus hogares dentro de la región siberiana de Krasnoyarsk Tras el incendio y detonación este lunes en un Sólo arsenal que almacenaba proyectiles de artillería, explicó este martes el Ministerio de Rusia para Situaciones de Urgencia. «Han sido evacuadas 9.533 personas de nueve localidades y del campamento Sokol. A todo su vez, alrededor 7.000 salieron de la zona de peligro por sus propios medios», necesitó la oficina de prensa de esa cartera. El incendio, al que ha seguido una serie de explosiones que Aún continúan, se produjo en arsenal de una unidad militar situada a unos 10 kms de la ciudad de Achinsk, de poco más de 100.000 residentes, declarada en estado de emergencia. «Consideramos que el período organizativo más complejo para la acogida de los evacuados ha concluido», dijo el número dos del Ejecutivo de la zona de Kransnoyarsk, Alexéi Podkorítov, citado por la agencia Interfax. Podkorítov precisó que cerquita de 500 personas acudieron evacuadas dentro de tres trenes a la ciudad de Krasnoyarks, la cabecera regional, que -agregó- está dentro de con condiciones de albergar a otros 10.000 evacuados. Conforme las autoridades rusas, doce personas, seis de la cuales tuvieron que ser hospitalizadas, han resultado heridas a causa del siniestro. La entidad aeronáutica rusa Rosaviatsia cerró el espacio aéreo dentro de un radio de 20 kilómetros del arsenal, Pero el Ministerio de Defensa de Rusia planea utilizar la aviación para sofocar el incendio del arsenal. «Ahora tenemos que abrir el tráfico aéreo. Diez aviones Il-76 y helicópteros participarán dentro de la labores de extinción. Ya antes de que acabe la jornada tenemos que solucionar esto», afirmó este martes el general Dmitri Bulgakov, viceministro de Defensa. La semana pasada, Rusia desplegó en la región una espacio político aérea para combatir los incendios forestales dentro de Siberia, que han llegado a afectar una superficie de cerquita de 3 millones de hectáreas