Una de las grandes escenas de la película El Golpe es esa en la que el malvado Doyle Lonnegan, interpretado por Robert Shaw, se lamenta de haber perdido al póker en un vagón de tren una suma indecente de dinero que le ha timado a través de trampas Henry Gondorf, interpretado por Paul Newman. El patoso matón de Lonnegan intenta después consolar a su jefe en el compartimento diciéndole que “no comprendo de qué forma pudo pasar, si le pasé tres ases durante de la mano” a lo que el mafioso responde, “¿y qué querías que hiciese? ¿que parase la partida por el hecho de que él hace trampas mejor que yo?”.

En una ocasión afín se encuentran Neymar, el París Saint-Germain y el Barça, que están jugando una partida de póker en la que absolutamente nadie se fía lo más mínimo de lo que está haciendo el compañero de mesa. La partida se acerca al final, al instante de enseñar las cartas Después de muchas rondas en las que se declararon pocas verdades y se ha amenazado con muchos faroles. Pero, este instante se retrasará por el hecho de que Bartomeu ha anunciado por sorpresa que no acudirá a Liverpool a la asamblea de la ECA donde iba a concordar con el 1er magistrado del PSG. prosigue el juego entre verdades y faroles.

Veamos primero las verdades.

Neymar quiere irse del PSG y prioriza su retorno al Barna, el club francés ve prácticamente insostenible la continuidad del brasileño y estaría dispuesto a desprenderse de él a cambio de mucho dinero y, especialmente, si su destino no es el Camp Nou. Deshacer la jugada de hace un par de años sería un golpe a la autoestima del jeque propietario del club galo. Y, Para finalizar, está el Barna, que aceptaría encantado el retorno del brasileño para de este modo poseer contento a Messi, No obstante bajo la fórmula de trueque o bien de cesión.

Entre la postura del club francés y la del catalán no hay término medio ni semeja que pueda llegarse a un pacto sin que Neymar desequilibre la partida pasándoles tres ases a uno de los dos contendientes.

De instante, en la ronda anterior celebrada el martes en la ciudad de París, los jugadores primordiales (PSG y Barça) no avanzaron lo más mínimo y se mantuvieron en sus respectivos faroles. ¿Y Neymar? Con sus colegas en la playa ajeno a todo, de instante.

Hasta acá las verdades, vayamos a las simulaciones.

Desde el Barça le reclaman a Neymar un gesto inequívoco que lleve la negociación a un callejón sin salida para el conjunto francés. No obstante ni por esas en los despachos del Camp Nou se fían de las intenciones del PSG. Sospechan que, desde el comienzo, los franceses han ido de farol y que no desean desprenderse del delantero y mucho menos con destino Barna. “Si de verdad quisieran venderle hubieran activado contactos con la Premier ya Ya antes de que se cerrara el mercado inglés”, comentan.

Los parisinos Asimismo sospechan del Barça. Piensan que todo es una escenificación para contentar a Messi y Suárez y que la prueba es que “no pueden pretender a un Deportista como Neymar sin gastarse un euro, Solo con intercambio de jugadores”.

Y el Deportista, Por su lado, duda. Hace un mes se supo que Hacienda le demanda 35 millones de euros que presuntamente dejó de liquidar en el instante era residente en España. A esa investigación se une el bloqueo de 36 propiedades, por un valor de prácticamente 16 millones de euros por una parte del fisco brasileño, que le está investigado por otro supuesto fraude fiscal.

El viernes hay asamblea del comité ejecutivo de la ECA (European club Association) en Liverpool donde se esperaba que coincidiesen Nasser Al-Khelaifi y Josep Maria Bartomeu. Parecía ser el instante de descubrir las cartas y ver, como en la escena del tren de El Golpe, quien es el que hace mejor las trampas. No obstante, ‘El Golpe’ terminante se hará aguardar.

 

Fuente: periódico As