fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

El Gobierno de Hong Kong apela al charla Tras retirar la ley de extradición a República Popular China

Después de retirar por fin la controvertida ley de extradición a República Popular China, que ha incendiado Hong Kong este verano, la jefa ejecutiva del Gobierno local, Carrie Lam, ha apelado este jueves al diálogo para liquidar la tensión social. Compareciendo frente la Prensa Ya antes de viajar a China continental para un Foro de discusión económico, Lam insistió dentro de que la anulación definitiva de dicho proyecto de ley Solo tiene un objetivo: finalizar con una grave crisis política que dura ya tres meses. «Hay un propósito para estas acciones, que es ayudar a Hong Kong a continuar moviéndose dando el 1er paso. No obstante Necesita la cooperación de los ciudadanos. La retirada del proyecto de ley proporciona las bases para un futuro diálogo», justificó una Resolución que, Según los participantes de la manifestación y el bando democrático, llega demasiado tarde y no es suficiente. Aunque la cancelación de la ley de extradición era la 1era denuncia de las protestas, quedan otras cuatro: la creación de una comisión independiente que investigue la obliga policial, la amnistía para los detenidos, la retirada de la calificación de «revuelta» y el sufragio universal. Para sortear la primera, Lam remitió a un órgano ya existente, la Comisión Independiente de Protestas en contra de la Policía, que reforzó con dos nuevos integrantes. Pero los participantes de la manifestación y diputados demócratas se quejan de que sus posturas próximas al Gobierno no garantizan una investigación justa de la barbaridad que achacan a los antidisturbios. Manteniendo el imperio de la ley, la jefa ejecutiva se negó al sobreseimiento de los cargos por «revuelta» o «disturbios» para los más de 1.100 detenidos Desde junio, muchos de los que se enfrentan a penas de hasta diez años de prisión. «No podemos aceptar desamparar marchar a los criminales bajo el marco legal existente», justificó Lam, quien abandonó la Decisión definitivo acerca de dichos casos a los tribunales, Según notifica el jornal «South China Morning Post». Intentando despejar Ciertas dudas que ha generado todo su anuncio, abandonó claro que todo su Gobierno presentará una moción En el Consejo Legislativo (Parlamento) Una vez que reanude sus sesiones en octubre para retirar el polémico proyecto de ley. Un expediente que no añade debates ni votaciones. «No teníamos ningún plan de recuperar la ley En medio el proceso legislativo, De esta manera que decidimos retirarla con el respaldo del Gobierno central», explicó Lam, quien se atribuyó la exclusiva responsabilidad del proyecto. «La moción se dirigió introducida e iniciada por el Gobierno de la Zona Administrativa Singular de Hong Kong, Pero, por medio de todo el proceso, el Ejecutivo central sabía lo que yo estaba haciendo y Me apoyó», detalló. Para aplacar este clima de agitación política, que estalla cada fin de semana dentro de enfrentamientos cada vez más violentos con la Policía, Lam quiere abrir el charla con los representantes de la sociedad, Desde líderes vecinales hasta académicos pasando por profesionales de todos y cada uno de los campos. «Las quejas de los últimos meses exhiben un descontento público que va mucho más allí de la ley (de extradición), Porque la gente está preocupada por asuntos Del mismo modo que la Residencia, la Justicia social, la movilidad y las decisiones del Gobierno», reflexionó Ya antes de insistir en que «la prioridad es detener la violencia». Aunque los funcionarios ya han advertido de que podrían declarar el estado de emergencia para frenar las protestas, de instante prefieren permanecer explorando la vía del diálogo. No obstante las explicaciones y promesas de Carrie Lam no convencen a los manifestantes, que siguen exigiendo las cuatro demandas que faltan y tienen preparadas nuevas protestas para el objetivo de semana. A lo largo de los recientes días se verá si es que la retirada de la ley de extradición sirve para enfriar los ánimos Antes del Jornada Nacional de China el 1 de octubre, En el momento en que el régimen prepara una serie de fastos para conmemorar el 70 aniversario del país que Hong Kong podría aguarle.