Mujeres y hombres vinculados a la Industria Naval Argentina participaron del acto que se realizó en la fragata ARA Presidente Sarmiento

El Día de la Industria Naval se recuerda cada 12 de septiembre porque ese día del año 1961 se firmó un decreto de desarrollo de la empresa ELMA que preveía la construcción de buques en el país para reforzar su flota.

A propósito del presente del sector y las expectativas sembradas en el futuro, Silvia Martínez, presidente de la Cámara de la Industria Naval Argentina CINA manifestó a través de un comunicado lo siguiente:

Nos reunimos para conmemorar el DIA DE LA INDUSTRIA NAVAL, con miedos, impotencias, de que ARGENTINA pierda el sueño de recuperar una actividad destacada, generadora de mano de obra calificada, consumidora de insumos provenientes de otras industrias, ingeniería y profesionales…

Recibe el nombre de MADRE DE INDUSTRIAS y tal cual su denominación refiere, requiere cuidado, reconocimiento, admiración, guía y proyección para hacerla más grande.

En nuestro País por años tratamos de sostenerla con todos los vientos en contra, pero en esta ocasión, el golpe fue por demás bajo.

YPF es una empresa nacional, con mayoría participativa estatal.

YPF ha otorgado la licitación de servicio de transporte de hidrocarburos, a una empresa que construirá los barcos y barcazas del convenio en cuestión, en Paraguay.

La fabricación  de estas barcazas, pondrían de pie a la industria naval argentina, con su ocupación y desarrollo.

Por olvido, desinterés, acuerdos extraoficiales o falta de políticas nacionales, YPF permitió que el ganador pueda optar la fabricación en el extranjero y no en nuestra tierra.

Al no ofrecer YPF ningún tipo de incentivo o consideración al que fabrique en el país, las chances de que los barcos se fabriquen en Argentina, son mínimas.

Hace años que conocemos las asimetrías con el Mercosur, y particularmente las desventajas con Paraguay.

Las políticas tributarias de Paraguay, sociales y de financiamiento hacen imposibles sostener una competencia de igual a igual.

Estas construcciones son la OPORTUNIDAD DE REACTIVAR LA INDUSTRIA NAVAL ARGENTINA!

Necesitamos la presencia del Estado que actúe, medie, proponga, ofrezca soluciones para lograr el bien de todos los habitantes de este querido país.

Las empresas de control estatal de los países vecinos, dan prioridad a la producción local, con beneficios porcentuales sobre las empresas extranjeras, parecidas al “compre argentino”, y/o exenciones impositivas, leyes de promoción.

Exigimos que se consideren las irregularidades expuestas, que se priorice en la compulsa, a quien construya en Argentina.

La Industria Naval Argentina no se rinde, ni se entrega.

CINA