fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Luto nacional en Francia en homenaje a Jacques Chirac

Vladimir Putin, Bill Clinton, Gerhard Schröder y José Luis Rodriguez Zapatero son las primordiales personalidades extranjeras presentes en las honras fúnebres de Jacques Chirac, cuyos escombros mortales reposarán en una modesta tumba en el cementerio parisino de Montparnasse. De La misma manera que es tradicional en la V República, el primer magistrado, Emmanuel Macron, presidirá las ceremonias religiosas, oficiadas por monseñor Michel Aupetit, arzobispo de París, en la iglesia de Saint-Sulpice, donde acudieron bautizados el marqués de Sade y Charles Baudelaire. Esa ceremonia oficial estuvo precedida por otra ceremonia, privada, en el panteón oficial de los Inválidos, celebrada por monseñor Jean-Yves Riocreux, obispo de Basse-Terre, en la Guadalupe. En la ceremonia de Saint-Sulpice, la familia del expresidente estuvo acompañada del líder del Estado, Emmanuel Macron y unas ochenta personalidades internacionales, entre las que figuran Vladimir Putin, Bill Clinton, Gerhard Schröder y José Luis Rodriguez Zapatero. Enfatizó una presencia muy numerosa y visible de políticos africanos y árabe/musulmanes. A continuación de la acto religiosa, el presidente Macron ofrecerá una comida a los representantes extranjeros. Bernadette Chirac ha deseado que su esposo sea inhumado en una tumba familiar, muy modesta, en el cementerio de Montparnasse, donde ya fue enterrada Laurence Chirac (1958-2016), la hija mayor y muy querida, fallecida en condiciones muy amargas para su familia. A las tres de la tarde, los franceses son invitados a guardar un minuto de silencio, De La misma manera que muestra de homenaje y respeto cara un primer magistrado, cuya memora se recuerda muy calurosa en el terreno humano y muy crítica, ácida, en el terreno burócrata y diplomático. Los días 5 y 6 de octubre se celebrarán dos jornadas de recuerdo a Jacques Chirac en el departamento de la Corrèze, tierra política de elección del expresidente y su mujer, motivo de viejos y antiguos enfrentamientos entre su familia política. Durante la campaña presidencial de 2007, Chirac y su primer ministro, Dominique de Villepin, no dudaron en poner impedimentos y numerosas zancadillas a Nicolas Sarkozy -el primero de los «novios» de Claude Chirac, hija del expresidente-, intentando beneficiar a François Hollande, candidato socialista, Por último elegido, afincado políticamente en la Corrèze de elección de Chirac.