fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Deportes Futbol

Demasiado Girona para un Racing empequeñecido

Si la medida que puede dar el Racing en ante de los grandes es la que ofreció ante al Girona, da la sensación que va a ser muy ardua. Hubo instantes de tanta inferioridad que resultó preocupante.

Estaba aún El Sardinero asimilando las sorpresas que diseñó Ania en su alineación en el instante Stuani ya adelantó al Girona en el marcador.

Era la 1era señal de que la noche se presentaba dura para los locales. La 1era media hora fue devastadora para el ánimo racinguista: sin necesidad de que el Girona tuviera más ocasiones claras, la sensación era de inferioridad absoluta. Sin fútbol en el medio, en inferioridad numérica y con Nkaka a la deriva, con un coladero en la derecha por el que Mojica hacía y deshacía a su antojo y con dos delanteros, Barral y David Rodríguez desconectados del juego. La salida del Pelota era tan pobre, bordeando la catástrofe en cada acción, que desde el cuarto de hora la bondadosa tribuna de El Sardinero ya estaba pitando. Lombardo contra todos, eso era el Racing del 1er tercio.

Desde la media hora, más por casta local y conformismo catalán que por otra cosa el encuentro de fue igualando, entre otras cosas pues Yoda, No obstante fuera solo en ataque, le echaba una mano a Lombardo por el otro costado y produjo cierta sensación de peligro. Menos da una piedra.

Menos Girona

En el arranque de la 2da mitad el encuentro se igualó más. No pues el Racing creciera, ni en la creación de juego, ni en el hurto, ni en presencia el área contrincante, esencialmente por el ánimo propio y el conformismo del contrincante, que se hizo cómodo. Hubo aun una acción, un remate al palo de David Barral en el 63’, que podía haber metido pimienta al encuentro. No hubo suerte en esa acción concreta.

aun en el 2do gol catalán, en el instante más flojos estaban los de Unzué. Un Pelota parado mal despejado, mal rematado y que acabó con un Pelota en los pies de un Deportista, Gumbau, que pasaba solo por el área adolescente.

Ya no hubo más que los detalles de siempre y en toda circunstancia y en todo momento y en todo momento de Cejudo.

Fuente: periódico As

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *