Turquía ha iniciado, bajo La denominación de «Operación Fuente de Paz», la ofensiva militar en Siria en contra de las milicias kurdosirias, anunció este miércoles en Twitter el presidenta turco, Recep Tayyip Erdogan. «Las Fuerzas Armadas turcas han iniciado, junto con el Ejército Nacional Sirio, la operación ‘Fuente de Paz’ en el norte de Siria», consignó el líder de Estado turco en la red social, utilizando el nuevo nombre de las milicias sirias aliadas con las tropas turcas y anteriormente conocidas De exactamente la misma forma que «Ejército Disponible de Siria». Erdogan necesitó que la operación se dirige contra tanto en contra de el conjunto yihadista Estado Islámico (EI) Al afín que contra las milicias kurdosirias Unidades de Protección Popular (YPG), que dominan el noreste de Siria, y que habían recibido hasta esta semana el apoyo de EEUU. «Preservaremos la integridad territorial de Siria y liberaremos a las comunidades locales de las garras de los terroristas», Incluyó el gobernador, en referencia al YPG. Al mismo tiempo, cazas turcos han comenzado a bombardear la ciudad de Ras al Ayn, en el noreste de Siria, en lo que parecen los preparativos de la planificada ofensiva terrestre. La cadena CNNTürk muestra en directo la imagen de columnas de humo procedentes de la ciudad fronteriza, monitoreada por las YPG, y asegura que se oye un continuo sobrevuelo de cazas. La ofensiva se inició poco Tras que Erdogan agradeciese en una conversación telefónica a su análogo ruso, Vladímir Putin, su «postura constructiva» frente la ofensiva turca. Turquía aspira a controlar una franja adyacente a la frontera siria de 32 kms de ancho y 480 de largo, A partir de el Éufrates hasta Irak. Ese territorio está dominado por las YPG, que han establecido una administración local de facto que preocupa a Ankara. Turquía considera terroristas a las YPG -aliadas de EEUU en la lucha contra el EI- por sus vínculos con el conjunto armado PKK, activo en suelo turco