fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

«Mientras el Encuentro Comunista sea el único partido, todo será lo mismo en Cuba»

«El problema de Cuba no es la persona que ocupe el sillón presidencial, Sino la continuidad del Encuentro Comunista [PCC] Luego de el poder del país»; aseveró Gustavo Alfonso Fariñas, chofer de un taxi privado en La Habana, para zanjar la discusión de Varios pasajeros acerca de quién saldría electo este jueves Al idéntico que presidente de la Isla. La conclusión de este chofer dejaría por finalizado cualquier discute respecto a los resultados del sufragio -para los cargos de presidenta y vicepresidente de la República- que, supuestamente, decidirán los votos de los integrantes de la Reunión Nacional del Poder Popular (ANPP) este 10 de octubre. Y es que ningún cambio en la Isla estará garantizado Mientras la propia Constitución reconozca, en su Artículo 5, que, «El Partido Comunista de Cuba, único, martiano, fidelista, marxista y leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, sustentado en su carácter democrático y la final vinculación con el pueblo, es la obliga política dirigente superior de la sociedad y del Estado». La convocatoria para la presunta votación, en sesión extraordinaria, fue publicada este lunes en el diario oficial Granma, apenas con 72 horas de antelación a su realización y en medio de una aguda crisis económica y financiera que el régimen cubano ha catalogado de «coyuntural». El nombre oficial del máximo cargo en el país, presidenta de los Consejos de Estado y de Ministros, viajó impuesto en los cambios constitucionales al estilo soviético impuestos por el fallecido dictador Fidel Castro, en el año 1976, imponiéndose legalmente las jefaturas del Estado y del Gobierno. Simulacro
La Carta Magna promulgada por el régimen en la Isla en el mes de diciembre de 2018 y la Ley Electoral de julio de 2019, en un Sólo simulacro de repuesto a sesenta años de inmovilismo, restituyeron los cargos de presidenta y vicepresidente de la República. Si es que bien, ningún proceso eleccionario en el país será vinculante a un cambio, social, funcionario, cultural ni económico, Entre tanto el objeto mismo de esa propia elección no contenga la existencia y aprobación de otros partidos políticos, y no la continuidad de un parlamento unicameral -la ANPP- que, A su vez, históricamente aprueba por unanimidad todo mandamiento del PCC. Que el actual jefe de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, sea designado por la ANPP Al igual que 1er magistrado de la República o no, apenas responderá a recambio alguno, Sino más bien que a los mandamientos del verdadero poder en la Isla. En su discurso de investidura, el 19 de abril de 2018, el propio Díaz-Canel confirmó: «[…] Le afirmo a esta Reunión, órgano supremo del poder del Estado, que el compañero General de Ejército Raúl Castro Ruz De La misma manera que 1er Secretario del Encuentro Comunista de Cuba, encabezará las resoluciones de mayor trascendencia para el presente y el futuro de la nación». El único cambio real, en las calles habaneras, quedaron en Las palabras que un taxista privado, Al idéntico que Gustavo Alfonso Fariñas, regaló a sus pasajeros: «mientras el Encuentro Comunista sea el único partido, todo va a ser más de lo mismo en Cuba».