La abrupta salida de JoaquÍn del Olmo del Oviedo ha cogido por sorpresa a todos y cada uno de los estamentos del club. Del Olmo era hasta el día de el día de ayer el hombre duro del conjunto Carso (propiedad de Carlos Slim y máximo accionista del club azul) en la entidad. Bajo el cargo de «asesor» aglutinaba competencias por arriba aun del 1er magistrado. Ahora, su salida deja un vacío de poder. Carso trata de paliar la ausencia con la llegada temporal de Federico González, que actuará como asesor en materia económica y administrativa, a la vez que le solicita al consejo de administración de «dé un paso adelante», como el avisó el 1er magistrado del club, Jorge Menéndez Vallina en ante de los medios.

Después de la presentación de Federico González por una parte del máximo jefe azul, fue el propio emisario mexicano el que atendió a los medios para aclarar la ocasión del club y su misión en tierras asturianas. «Vengo a poner orden, se puede decir De este modo. Hay que ir haciendo ajustes por el hecho de que los objetivos van creciendo. Voy a poner orden en todas y cada una y cada una de las parcelas, introduciendo métodos y procedimientos políticos», avisó el representante del máximo accionista, ya Ya antes de matizar que su presencia en Oviedo es «temporal» y que su cometido sería el de «asesor en materia económica». Su tarea es afín a la que ejerció hace 3 años en el instante pasó ciertas semanas en la capital del Principado viendo el funcionamiento de la entidad carbayona.

Federico González quiso aprovechar su intervención en ante de los medios para subrayar que la implicación de Carlos Slim en el Oviedo se mantiene inalterable: «Carso no ha pensado en vender sus acciones, que sé que se rumoreaba esto en los últimos tiempos. la meta es estar algún día en 1era División, Pero ahora el club esté en la última posición». Y incluye: «Carso está al cien por ciento con el Oviedo. Se mantiene el mismo proyecto. Arturo Elías aqueja con la ocasión; está preocupado por el hecho de que para él es un proyecto fuerte. Le tiene cariño y respeto a la gente y a la ciudad».

Fuente: periódico As