Desde hace algunos días corrían fuertes rumores de que aprovechándose de la ola migratoria venezolana -alrededor de 5.000 personas abandonan el país a diario-, Nicolás Maduro, habría infiltrado a cientos y cientos de chavistas cooperantes en países vecinos De La misma manera que Colombia, Perú y Ecuador para desestabilizar los gobiernos. Nada de esto parecía comprobable hasta el momento en que la semana pasada estalló un conflicto en Ecuador por la eliminación del subsidio a la gasolina extra y al diésel, Al idéntico que comunicado de las medidas económicas anunciadas por e Gobierno de Lenín Moreno, que desató la ira de los ciudadanos. La reforma económica del Ejecutivo ha sacado a las calles de Quito a más de 20.000 indígenas, sindicatos y trabajadores de transporte y ha dejado ya dos muertos y 766 detenidos. Según el Ministerio de Gobierno, a mayoría de las detenciones se registran en la ciudad costera de Guayaquil (177), seguido por la de Quito (163). Frente la sospecha y el temor de que haya infiltrados extranjeros que estén sembrando el caos en Ecuador, el vicepresidente de Perú, Otto Sonnenholzner, ha confirmado a CNN que «más que sospechas es una realidad, de los 716 detenidos, decenas de ciudadanos de otra nacionalidad, del país del señor de los bigotes (refiriéndose a Maduro), Aunque no quiera ponerle nacionalidad al delito, hay una clara participación de ciudadanos extranjeros». En una declaración responsable y lejos de fomentar la xenofobia, Sonnenholzner ha asegurado que «la situación migratoria de los venezolanos es muy compleja (350.000 residen en Ecuador) Del mismo modo que en Colombia (1.600.000) y Perú (900.000). Ese individuo -Maduro- ha ocasionado que más de 4 millones de venezolanos salgan y que más tarde entre los detenidos haya individuos de esa nacionalidad». Maduro, horas Ya antes, se había burlado de las acusación de Moreno de que al lado de Rafael Correa estarían detrás de la crisis política en Ecuador. «Creen que muevo mis bigotes y tumbo gobiernos; yo no soy superman, soysuperbigotes», bromeó Maduro. Siete países de la región han manifestado Ayer su rechazo a las presuntas acciones que lleva a cabo el mandatario de Venezuela para «desestabilizar» la democracia de Ecuador. En un parte difundido por la Cancillería de Colombia, manifestaron que Versa de los Gobiernos de Argentina, Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala, Paraguay y Perú los que están en contra de acciones desestabilizadoras del orden público y la paz en Ecuador.