fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Entre 30 y 25 años de cárcel para las yihadistas que planearon atentar en contra de Notre Dame

El Tribunal de París ha condenado a penas de 20 y 30 años de cárcel a las cinco mujeres que integraban un delirante comanda yihadista que había proyectado hacer estallar un auto bomba en las inmediaciones de la catedral de Notre Dame, la noche del 3 al 4 de septiembre del 2016. Se trataba, en su día, del 1er comando yihadista femenino, con una ambición criminal muy fuese de lo común: provocar una matanza a las puertas de uno de los grandes monumentos que encarnan y simbolizan la identidad cultural de Francia y Europa. Inés Madani (22 años) y Ornella Gilligmann (31 años) se habían radicalizado «en solitario», Mediante internet, siguiendo la «doctrina» y consignas prácticas de Rachid Kassim, un yihadista francés, nacido en la Roanne (108.000 residentes), en la Francia profunda, en la zona de Auvergne-Rhône-Alpes, de padre argelino y madre yemenita. Rachid Kassim tuvo una cierta y siniestra celebridad, Así tal como «inspirador» de Varios atentados terroristas, Antes de ser asesinado por un dron franco / americano, en Afganistán, cerquita de Mosul, el mes de febrero de 2017, en el momento los gobiernos de Francia y EE. UU. coordinaron varias operaciones de asesinatos selectivos. Inés Madani y Ornella Gilligmann encontraron el islam y las más rudimentarias tácticas yihadistas Mediante Varios vídeos atribuidos a Rachid Kassim. Por fortuna, acudieron unas Alumnas tan nulas Asimismo que inquietantes. Proyectaron una matanza a las puertas de Notre Dame. Pero cometieron los más burdos errores técnicos: cargaron su automóvil bomba con depósitos de gasoleo, un combustible que tarda en arder y evitó la matanza. Los servicios de seguridad hallaron las llamas del auto con rapidez y no tardaron mucho en detener a las yihadistas, intentando detectar refugio de dos cómplices, Amel Sakaou y Sarah Hervouët. Tres años entonces, el Tribunal de París ha dictado sus condenas: 30 años de cárcel para Inés Madani, 25 años para Ornella Gulligmann, 20 años para Hervouet y Sakakou. Una última cómplice, Sabia Chalel ha sido condenada a Sólo 5 años de prisión, por ayudar a las dos primeras a intentar huir, en vano.