Efectivos de la Policía de Bolivia se han amotinado este viernes en las ciudades de Cochabamba, Sucre, Tarija y Santa Cruz para protestar contra el Gobierno de Evo Morales y eludir más conflictos en el país en el marco de las quejas que se suceden contra la reelección de Morales. El motín policial ha iniciado en Cochabamba, en la Unidad Táctica de Operaciones Policiales y, más tarde, se ha extendido a otras unidades, Conforme ha recogido el diario «La Razón Digital». La Resolución de las fuerzas de seguridad ha sido recibida con alegría por la parte de cientos y cientos de manifestantes que demandan la dimisión de Morales. A continuación se replicó en Sucre, donde «La Razón» ha constatado que se habían concentrado unos 700 efectivos. Según el jornal, uno de los policías que ha encabezado la medida ha declarado que La meta es «evitar más conflictos en el país». En cuanto a Tarija, Múltiples policías se han apostado ondeando banderas bolivianas. En Santa Cruz, otro grupo de policías amotinados han extendido un cartel en que el puede leerse «Motín policial» en lo alto del edificio del Comando Departamental de la ciudad. a su vez, la presión ciudadana a fin de que los policías se sumen al motín está aumentando en otras regiones, De exactamente la misma manera que en La Paz, Trinidad o bien Riberalta. A su vez, el Comando General de la Policía Boliviana ha aclarado que los policías están «acuartelados y no amotinados». “Se aclara a la sociedad civil que los efectivos policiales se encuentran acuartelados y no amotinados Al idéntico que señalan algunos medios de comunicación”, Según un comunicado de la Policía recogido por la agencia boliviana de noticias, ABI. El Gobierno de Bolivia aseveró este viernes que no tiene previsto movilizar a las Fuerzas Armadas, Acto seguido de los motines de la Policía en Varios partes del país en contra de el Ejecutivo de Evo Morales. El ministro boliviano de Defensa, Javier Zavaleta, declaró a los medios en La Paz que el presidenta Morales, que constitucionalmente es el capitán general de las Fuerzas Armadas, dio mandato a fin de que los militares no salgan a las calles. «Ningún militar saldrá a las calles de ninguna ciudad del país», aseveró Zavaleta, quien reconoció que hubo un motín policial en la ciudad de Cochabamba y calificó de «rumores» sublevaciones similares de las que se ha informado en otras partes del país. Zavaleta confió en que el comandante general de la Policía Boliviana, Yuri Calderón, haga «reflexionar» a los uniformados que se amotinaron. El titular de Defensa pidió calma para «no generar caos» en el pais, pues «no se va a hacer ninguna operación militar en estos momentos».