La sección tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional juzga Desde el lunes a un marroquí por adoctrinamiento y enaltecimiento del terrorismo por difundir cientos de vídeos e capturas de temática yihadista en YouTube a los cuales añadía comentarios y los hacía accesibles a todos los usuarios. La Fiscalía solicita en grupo para él 4 años y 10 meses de cárcel: 3 años por un delito de adoctrinamiento y un año y 10 meses por otro de enaltecimiento, petición de penas a las que le aplica la eximente incompleta de anomalía o alteración psíquica. Esto se debe a que en la época en que se produjeron los sucesos, entre septiembre de 2012 y diciembre de 2017, «el acusado padecía un trastorno psicótico crónico con ideación paranoide y síntomas negativos, tipo aislamiento, apatía, desorden y trastornos alimenticios», Conforme explica la Fiscalía en su escrito de acusación. Se le comenzó a investigar En el momento en que el Conjunto de Información de la Guardia Civil de Guipúzcoa detectó que el acusado, R.S., accedía Desde la citada plataforma en internet a ese tipo de vídeos y realizaba la difusión «sin ninguna restricción de privacidad». «El culpado no había subido o bien publicado en estas redes ninguno de estos vídeos, Pero había marcado 131 de ellos Al idéntico que ‘favoritos’», apunta el fiscal, al explicar que contenían «alocuciones de islamismo radical, instando algunos de ellos a la participación a la yihad y otros escenas de yihadistas armados, en acciones de combate». Los vídeos se cree que procedían de las productoras Al Tabaya Media y Al Melahen, vinculada a Al Qaedas, y otros de la de Dáesh, Al Itisan, y aparecían imágenes de homenajes a combatientes muertos de estas organizaciones terroristas. Su actividad en internet se extendió De la misma forma a Facebook y Google, donde publicó «montajes fotográficos en los que aparece su imagen apuntando con un arma al centro de la imagen y otro en el que aparece su imagen De esta forma tal y como operador de ametralladora de carro de combate». La Fiscalía estima que En medio el consumo masivo de propaganda yihadista, el culpado consiguió data acerca de las actividades de estos Grupos terroristas, «doctrina que les inspira, actividades armadas, técnicas de entrenamiento, armamento y Además instrucciones acerca de fabricación de explosivos». A pesar de sus incidentes psicológicos, para la Fiscalía no ha quedado acreditado que Una vez que de los hechos «se encontrase bajo un brote esquizofrénico que le privara de toda conciencia de la realidad ni que el comportamiento descrito (…) haya tenido alguna relación con estos brotes». Según el escrito, en el horario fue reconocido por un médico forense en el mes de abril de 2018 «no se Apreciaron síntomas psicóticos predominantes, Pero sí residuales y negativos, pudiendo considerarse que se halla en una fase de remisión», Aunque «cabe esperar la aparición de nuevos episodios».