Un atentado acabó con los treinta años de entrega de Tetsu Nakamura a Afganistán y Pakistán. El doctor nipón, de 73 años, se dirigió una de las seis damnificados del ataque que un conjunto de desconocidos perpetró a primera hora de la mañana en Jalalabad, capital de la provincia de Nagarhar, al este del país. Abrieron fuego de manera indiscriminada en contra de los vehículos del la ONG Peace Japan Medical Services (PJMS) y huyeron de la región. Esta emboscada se provocó una semana despues de que un empleado estadounidense de Unama, misión de la ONU en Afganistán, muriera a causa de que su convoy viajó alcanzado con granadas en Kabul y retornó a colocar a la ayuda humanitaria en el punto de mira de la insurgencia. Los talibanes emitieron un comunicado para desvincularse de la muerte de Nakamura y su Plantel y Hasta ahora ningún conjunto ha reivindicado la acción. El médico nipón, que inició su trabajo humanitario ayudando a enfermos de lepra, era amigo personal del presidenta, Ashraf Ghani, que hace dos meses le otorgó la ciudadanía afgana para agradecer su especial ayuda en el desarrollo agrícola del país. Con el paso de los años Nakamura se dio cuenta que la sequía era más mortífera que la lepra y De ahí que se ha puesto a trabajar a fondo para combatirla A través de sistemas de riego. Un portavoz de la presidencia le definió De La misma manera que «uno de los amigos más cercanos de Afganistán. Dedicó su vida a ayudar y cooperar con nuestro pueblo». El Gobierno de Kabul emitió un comunicado para condenar «enérgicamente el ataque atroz y cobarde» contra una persona que llevaba vinculada al país Desde los años 80 y que en 2003 se quedó con el Premio Ramón Magsaysay de Filipinas a la Paz y Entendimiento internacional, considerado una especie de Premio Nóbel de la Paz de Asia. Sohrab Qaderi, miembro del Consejo Provincial de Nangarhar, declaró a la agencia Reuters que el fallecido «ha estado haciendo un trabajo excelente en la reconstrucción de Afganistán, especialmente en agricultura y regadíos». El estudioso Zia Wahaj apuntó a este medio que el doctor nipón «trabajaba en estos instantes en un Solo proyecto que puede revolucionar la agricultura en esta región, Ya que permitirá que una parte del agua del río Kunar pueda usarse en suelo afgano y no Solo en Pakistán». Negociación con los talibanes
El atentado contra el elenco de Peace Japan Medical Services se desencadenó el mismo día en el que el Departamento de Estado de U.S.A. sostuvo del inicio de un nuevo viaje de su representante singular para Afganistán, Zalmay Khalilzad, a Kabul y Doha para retomar las conversaciones con los talibanes. El fin del diplomático es negociar «los cercanos pasos» a dar para obtener «una solución pacífica de la guerra, específicamente una reducción de la violencia que conduzca a un alto el fuego».