fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Boris Johnson obtendría 14 puntos de ventaja, Conforme un sondeo de la cadena ITV

«Sólo nos quedan tres días para hacerlo realidad, tres días Para finalizar con el bloqueo y eludir un Parlamento sin mayoría… Tres días Por ultimo el Brexit», declaró El jornada de ayer Boris Johnson Durante su visita a Sunderland, en el noreste de Inglaterra. El objetivo de Johnson El jornada de ayer fue hacer campaña en cuatro circunscripciones laboristas en las que el voto a favor del Brexit se impuso cómodamente en el referendo de hace tres años. Por el hecho de que por más que el dirigente laborista Jeremy Corbyn intente que la atención se fije en su programa económico –o tal vez por ello– el principal asunto de discute continúa siendo la salida del Reino Unido de la UE. El jornada de ayer Se dio a conocer la última encuesta de la cadena de televisión ITV que extendía la victoria de los conservadores en cinco puntos hasta un 14 % de diferencia con los laboristas ante a los nueve puntos de ventaja que le daba La misma encuesta hace una semana. Los Conservadores obtendrían un 45 % de los votos ante un 31 por cien para los laboristas. Peor aún para los laboristas, la encuesta apunta que un 52 por ciento de los cuales respondieron asevera que van a hacer un manipulación táctico de su voto, lo que en España tiene por nombre voto útil. Para La cita Laborista la mejor opción era que el Partido del Brexit tuviera una alta votación en las circunscripciones en las que concurre, ninguna de ellas en manos conservadoras. Eso podría dividir el voto conservador frente el tracking electoral de ITV, que da ese notable alejamiento, la encuesta de la Asociación de Estudios Políticos del UK está dando a los conservadores una mayoría absoluta de Solo dos escaños, 326 ante a los 231 de los laboristas y el resto repartido entre las diferentes facciones. Sería una mayoría suficiente, No obstante de una fragilidad tal, que cualquier cosa podría desbaratar su mayoría en el último minuto. En todo caso no son muchos los cuales dan un valor relevante a ese estudio solitario. A estas altura de la última campaña electoral, la de las comicios del 8 de junio de 2017, los conservadores, respaldados por Ciertas encuestas, anticipaban 371 escaños, una mayoría absoluta de 92. La realidad se dirigió que se quedaron a nueve de esa mayoría absoluta. Cabe suponer que sus estrategas habrán aprendido de los equivocaciones de la última vez. Eso semeja demostrarse por la capacidad para combinar dos discursos: de una comunicado la voluntad de cumplir con el mandato popular de ejecutar el Brexit. Y de otra advertir de lo cual representaría una triunfo de un laborismo más a la izquierda de lo que nunca lo ha estado en los últimos cien años. Lo que equivale a decir en toda su historia. Y eso que ciertos de sus líderes Al semejante que el vizconde de Stansgate, más conocido En este sentido tal y como Tony Benn, estaban tenuemente a la izquierda de Lenin. El programa laborista
En esta campaña el laborismo promete nacionalizar las compañías eléctricas, las de agua, las de tren –cuando Pedro Sánchez pretende la competencia privada en el ferrocarril español, es evidente que los laboristas británicos no siguen su liderazgo– las empresas de banda ancha y hasta la empresa de correos que en el UK se permanece llamando «Royal Mail», correo real. Regio, Sin embargo privado. Todo ello pretenden ponerlo en práctica en sus cien primeros días de Gobierno. El costo económico de esa política no aparece en el programa laborista. Al mismo tiempo Jeremy Corbyn ha anunciado a los sindicatos que «estaréis en el Gobierno, con nosotros» para poner en práctica políticas Del mismo modo que la semana laboral de cuatro días –ya no les valen ni las 35 horas de los socialistas franceses. Tampoco han explicado el impacto que tendría acerca de el coste de la atención en servicios públicos Del mismo modo que los centros de salud. El final de la campaña, por tanto, sigue dos estrategias muy distintos entre los grandes partidos. Para el Conservador, la consecución del Brexit. Para el Laborista, hablar de Europa lo menos posible. El problema para el 48 por ciento de británicos que votaron por permanecer en la UE hace tres años y medio es que Solo El partido Liberaldemócrata levanta la bandera de Europa. Y a su dirigente, Jo Swinson, no parecen quererla ni los suyos. No pierde una situación de chocar con los medios
Johnson tiene una larga carrera Del mismo modo que periodista –muy controvertida, por cierto– en la que ha trabajado en «The Times», de donde le echaron, «The Daily Telegraph» y «The Spectator» –que dirigió. En esta campaña ha tenido choques serios con las cadenas de televisión ITV y Channel 4, cuyo presunto partidismo ha llevado a los conservadores a amenazar con revisar su concesión si es que vuelven a ganar. Pero lo más sorprendente Ayer fue su ataque a la BBC por su cobro de licencias. La televisión pública británica vive de una licencia que debe solventar todo el que tenga un aparto de televisión en su casa. Que es el 99 % de los hogares, oficinas y comercios del país. Y si es que no tienes un aparato, tienes que demostrarlo, lo que es casi imposible. El sistema está en vigor A partir de la década de 1920, en el horario inició con los aparatos de radio. Preguntado por un votante, Johnson afirmó que se está planteando la reforma del sistema empezando por quitar el pago de la licencia a los mayores de 75 años –algo que la propia BBC había prometido. «Hay que preguntarse si este sistema de financiación de una organización mediática tiene sentido a largo plazo, dado de qué forma se financian otras organizaciones mediáticas. ¿Hasta cuándo se puede justificar un sistema por el que todo el que tiene un aparato de televisión o bien radio tiene que financiar una cadenas determinadas?». Haciendo amigos.