fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

La foto de un niño durmiendo en el suelo de un sanatorio opaca la campaña de Johnson

Sabido es: las campañas las carga el diablo. Boris Johnson se vio Ayer envuelto en una inesperada polémica por mostrarse insensible en el horario en que un adolescente reportero de la televisión ITV le mostró en su celular una foto de un niño de cuatro años durmiendo en el suelo del sanatorio de Leed, al norte del país, arropado con el abrigo de su madre. Boris, funcionario diferente para lo bueno y para lo muy malo, de forma directa se metió el móvil del periodista en su bolsillo y siguió despachando a piñón fijo sus mantras electorales. El primer ministro se vio forzado a pedir disculpas a la familia. Los laboristas intentaron de inmediato convertir la anécdota en categoría: «No le puede importar menos la gente», zanjó Corbyn, quien previsiblemente va a ser vapuleado el jueves en las urnas. El «sprint» Ya antes de los elecciones se presumía un paseo militar para el pintoresco Johnson, el primer ministro tory de 55 años. Cinco sondeos le otorgan una media de diez puntos sobre Corbyn. A sus 70 años, el imposible aspirante laborista ha aumentado Aún más su izquierdismo «old school» y cabalga a lomos de una batalla roto, sin posición nítida en el cenagal del Brexit y que de un modo cuasi bolivariano promete nacionalizar la luz, el agua y el ferrocarril, disparar los impuestos y elevar el gasto público a más de 85.000 millones de euros. De hacerse real su ventaja demoscópica, Boris obtendría una mayoría de entre 40 y 50 escaños, la mayor de los tories A partir de la 3era triunfo de Thatcher, en 1987. Pero Johnson no se fía: «No doy nada por garantizado». Tradicionalmente, las encuestas británicas fallan más que la defensa del Deportivo, a excepción de las israelitas a pie de urna. Conque el primer ministro ha lanzado de lunes a miércoles una ofensiva relámpago acerca de los graneros laboristas del norte, un «blitz» tory, De esta manera tal y como sostienen acá, parafraseando el alias de los bombardeos alemanes. Los viejos feudos socialistas peligran para Corbyn. El discurso brexitero ha calado allí, Gracias a que la clase trabajadora lo ve Del mismo modo que un refugio ante a una globalización que ha postrado sus ciudades. Populismo antisistema
Rayaba el alba y a las seis de la mañana de La este jornada de ayer (siete españolas), ya estaba Boris en el gran mercado pesquero de Grimsby, un puerto del noreste de cuyas factorías sale el 70% del pescado procesado inglés. Ataviado con bata blanca, sombrero a juego y botas de goma Wellington, se le veía en su salsa, haciéndose selfies y bromeando con los estibadores (Sin embargo uno lo despachó a voces). El «premier» enfatiza estos días sus arengas brexiteras, A veces con un puntillo xenófobo, Al parecido que en la fecha el domingo acusó a los inmigrantes comunitarios de «tratar al Reino Unido Del mismo modo que si es que fuera su país» y prometió ponerles coto. En Grimbsy siguió en la línea. «Votasteis abandonar la UE para no mandar más dinero a Bruselas y que se gaste en casa, para controlar una inmigración sin límites, para recuperar el control de nuestro país ante a una élite de Bruselas, para forzar a los políticos de Westminster a que os escuchen». Populismo antisistema de un vástago de Eton y Oxford que encarna la quintaesencia del «establishment». El paso por el mercado se completó con fotos graciosas argumentando un bacalao. Pero luego llegó la foto. Hace una semana, el niño Jack Williment-Barr, de 4 años, viajó ingresado en el hospital de Leed Acto seguido de seis días enfermo en casa con sospechas de neumonía (al final tenía gripe y amigdalitis). Tardaron cuatro horas en darle una cama, ya a las tres de la mañana. En un momento dado, se durmió en el suelo, arropado por el abrigo de su madre, de 34 años, que tomó una demoledora instantánea. La imagen acabó en portada del tabloide laborista «Mirror», con un titular gran de «Desesperado. La foto que avergüenza a los tories». De pie en el mercado, un reportero de la cadena ITV solicitó a Johnson que mirase la foto. Pero el 1er ministro se guardó el móvil del informador en el bolsillo: «Si no te importa, más tarde te daré la entrevista», y continúo perorando sobre que su Gobierno invertirá fuertemente en el NHS, el servicio nacional de salud. El reportero no cejó: «Primer ministro, ¡rehusa a ver la foto y se ha metido mi celular en su bolsillo!». Johnson aterrizó luego al objetivo de sus eslóganes en piloto automático: «Es una foto terrible, terrible. Por presunto A mí me disculpo con la familia y con todos y cada uno de los cuales hayan pasado vivencias similares en el NHS». Poco después, el ministro de Sanidad era enviado de urgencia al sanatorio de Leed, con tono compungido: «Diré la verdad, estoy horrorizado. Yo tengo tres niños, sé lo cual es estar en urgencias con ellos». Es dudoso que lo sucedido modifique el curso de unas comicios que parece decididas. Eso sí, la triste imagen del niño resume el mal estado de las urgencias británicas, donde Solo el 68% de los pacientes son atendidos Antes de cuatro horas, tope de espera establecido.