fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Baltimore, capital del crimen

La serie «The Wire» -para ciertos, la mejor producción televisiva de la historia- es un retrato poliédrico de los bajos fondos de una gran ciudad estadounidense. Personajes para la historia Al idéntico que McNulty, Omar, Sobotka, Stringer o Marlo tejen una realidad urbana en la que confluyen la política, la corrupción, la droga, La falta de ocasiones o el racismo. El escenario era Baltimore y la violencia -explícita, abrupta- que emergía del retrato ha dejado marcada a una potente ciudad portuaria ubicada a Sólo a Solo 1 hora de la capital del país, Washington. «The Wire» se emitió entre 2002 y 2008 y creó el cliché de Baltimore Al semejante que sector violento, No obstante compartía exactamente los mismos rasgos que casi cualquier gran ciudad de EE.UU. en la década de 1970 y 1980, donde la droga, la segregación y la desigualdad causaron estragos. La paradoja es que El jornada de hoy Baltimore es más violenta que luego. En la noche del sábado, la policía Encontró a un hombre cosido a balazos en el número 4300 de la avenida Dudley, en el distrito de Belair-Edison. Era el homicidio número 343 del año. Es posible que en los tres días restantes para terminar el año se sumara alguna tragedia más. Pero no era necesario para batir un triste récord: el de número de homicidios per capita. Baltimore cierra 2019 con un ratio de 57 homicidios por cada cien mil residentes, el peor A partir de que se tienen datos. Peor aun que uno de los años negros de su historia, 1993, donde se registraron 353 muertes violentas. La diferencia es que entonces Baltimore debía mucha más población. Inédita York
Los data colocan a Baltimore Asimismo que la gran ciudad más violenta de U.S.A. Es la urbe con más de medio millón de habitantes con peor ratio de homicidios por número de residentes y sobrepasa con mucho a ciudades que en su jornada fueron muy peligrosas. Por poner un ejemplo, Inédita York, que tiene más de ocho millones de residentes, registraba hasta el pasado 22 de diciembre 311 homicidios, y eso A pesar de que las muertas violentas han crecido casi un 9% este año. Para Baltimore, es el quinto año consecutivo en el que el número de homicidios supera los 300, lo cual consolida una tendencia de mayor criminalidad. De exactamente la misma manera que en muchas partes de EE.UU., la violencia en los Barrios conflictivos de Baltimore se atemperó Durante los primeros años de este siglo. Contribuyó a ello una mejora de las condiciones de la ciudad, dentro del renacimiento generalizado de los centros urbanos que ha disfrutado EE.UU. No obstante Baltimore tenía más a su favor que otras urbes de pasado industrial brillante aquejadas de incidentes similares, Del mismo modo que Detroit o bien Cleveland. Baltimore cuenta con la fortaleza de un gigante de la medicina y la farmacia -la universidad Johns Hopkins y el entramado de laboratorios y compañías biomédicas que le rodea-, con uno de los mayores puertos del país y con la proximidad a Washington. Un suceso reemplazó la tendencia en la primordial ciudad de Maryland: la muerte de un adolescente negro, Freddie Gray, a manos de la policía. Fue en 2015 y se encuadró en los episodios de abusos policiales a la población afroamericana y las consiguientes protestas violentas en las calles. Tuvo lugar en Ferguson (Misuri) con la muerte de Michael Brown e en Baltimore con la de Gray. En Maryland los disturbios duraron semanas y fueron un paso atrás en el crecimiento económico de las regiones desfavorecidas. Seis policías fueron procesados por este episodio y ciertos apuntan a que eso motivó que A partir de luego la policía fuese más pasiva en los Distritos problemáticos. Las causas
El acontecimiento coincidió con la cristalización de viejos y nuevos problemas: el aluvión de armas ilegales que inunda las calles de las ciudades de USA, la crisis de adicción a opiáceos que ha presunto una urgencia social y las dificultades para localizar trabajos de calidad en determinados sectores sociales en todo el país. La consecuencia es que 2019 es el quinto año consecutivo en el que la ciudad de Baltimore registra más de 300 homicidios y no hay perspectivas de completar con la lacra en el corto plazo. Este año la ciudad nombró a un nuevo jefe de Policía, Michael Harrison, que desembarcó con un plan de cinco años para reducir la criminalidad, con más recursos y una presencia policial mayor. Sin embargo Harrison reconoció a la agencia AP que los homicidios no bajarán sin cambios estructurales: «La gente puede aguardar que el número caiga, Sin embargo requerimos cambios en pobreza, en Residencia, en educación, en adicciones, en empleos, en todo ello a la vez».