fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

El Senado polaco rechaza la reforma judicial

El Senado de Polonia ha negado esta tarde la polémica reforma de el poder judicial, presentada por el partido del Gobierno, Ley y Justicia (PiS), que contempla un nuevo régimen disciplinario más esencial en contra de los jueces del país y que ha sido condenada por las instituciones europeas. Con 51 votos en en contra de y 48 a favor, el proyecto de ley regresará en seguida a la cámara baja. Allí el PiS tiene los votos precisos para quitar adelante el proyecto cuya «suspensión temporal» ha pedido la Comisión Europea, a causa a que permite que jueces de tribunales ordinarios sean investigados, procesados y sancionados por las decisiones judiciales que hayan podido tomar y no garantiza la independencia ni la imparcialidad de la Sala que examina los casos, formada únicamente por magistrados designados por el Consejo Nacional para la Judicatura, Por su parte designado en Resolución política por el Parlamento polaco. La reforma reduce a su vez la edad de jubilación de los magistrados del Alto Tribunal de 70 a 65 años, una jubilación forzosa que se aplicará de forma retroactiva a los jueces y que dejará al PiS eliminar a una serie de magistrados críticos con este partido. El PiS, por el contrario, considera la reforma un avance preciso, Ya que describe el sistema judicial vigente Del mismo modo que un resto «corrupto» y «poco funcional» del pasado comunista de Polonia. En una opinión urgente publicada El día de ayer por la Comisión de Venecia, órgano consultivo en cuestiones constitucionales, el Consejo de Europa se pronunció sobre las enmiendas a las leyes sobre el poder judicial que a su juicio «restringen la libertad de expresión de los jueces y Asimismo impiden que los tribunales polacos examinen si es que otros órganos judiciales del país son independientes o bien imparciales, Según la normativa europea». También aseveró que los jueces polacos «se enfrentan a la bastante difícil situación de ser sometidos a procesos disciplinarios por asumir el Convenio Europeo de Derechos Humanos o las leyes de la UE y otros instrumentos internacionales» y calificó la situación en la que quedan de «insostenible».