fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Londres y Bruselas ponen sus cartas acerca de la mesa negociadora

Teóricamente, nada ha cambiado después del 31 de enero Una vez que se ha producido la desconexión jurídica del UK de la UE, Sin embargo ya se han iniciado a notar los primeros síntomas de esa separación. El más esencial será El jornada de hoy la presentación por comunicado del principal negociador europeo, Michel Barnier, del mandato que poseen que aprobar los dirigentes de los Veintisiete para dirigir las negociaciones sobre la relación futura, que coincidirá con un discurso del 1er ministro británico, Boris Johnson, en el que se supone que mostrará cuáles son sus objetivos para el futuro. Mientras que Barnier haga público este orden negociador, el ministro de Temas Exteriores británico, Dominique Raab, estará viajando cara El país nipón y Australia, en busca de establecer «nuevas oportunidades» comerciales con estos dos países. Aunque En medio el período transitorio que durará hasta el 31 de diciembre del año en curso los británicos seguirán sometidos a la legislación europea que establece que el comercio exterior es competencia comunitaria, A partir del 1 de febrero están habilitados para negociar por su cuenta tratados propios que entrarían en vigor en el horario la separación con Europa sea efectiva. En concreto, Japón y Australia son dos países con los cuales la Unión Europea ya tiene acuerdos comerciales muy ámplios, por lo que de entrada la misión de Raab no puede ser más que simbólica, una especie de «sub-Brexit», En tanto que es difícil imaginar que el UK en solitario pueda pesar más que el conjunto de la UE que acaba de dejar, acerca de todo en materia regulatoria. Uno de los elementos más importantes del orden que presenta Hoy Barnier es precisamente que se proclamará De esta manera tal como completamente inadmisible cualquier posibilidad de otorgar al Reino Unido condiciones especiales o bien parciales de acceso al mercado único. Todos los países están De acuerdo en que Versa de un elemento indivisible de la negociación y para beneficiarse de las ventajas de acceder al mercado interior europeo, Del mismo modo que ahora, va a deber asumir Además las mismas regulaciones que han de cumplir las compañías europeas para que estas no se encuentren en condiciones desventajosas respecto a las británicas o aquellas que pudieran entrar en la UE A lo largo de Gran Bretaña. La fórmula que va a enunciar Barnier va a ser más o menos que cuanto más cerca se sitúe el Reino Unido de las regulaciones europeas, más acceso deberá al mercado interior. Para ello Barnier incluirá, entre otras cosas, la posibilidad de que el Reino Unido y las compañías británicas puedan ser multadas y, por supuesto, que el Tribunal Europeo de Luxemburgo sea la última instancia en la Decisión de disputas. Boris Johnson, Por su parte, ya ha descartado esta posibilidad de mantenerse en un Solo alineamiento regulatorio respecto a la UE y ya ha hecho saber que si supone que se reintroduzcan controles fronterizos acerca de las mercancías británicas que lleguen al continente, que está dispuesto a aceptarlo. La primordial baza de Londres es la pesca. De las aguas territoriales británicas dependen cientos de pescadores españoles, franceses, holandeses y También Irlandeses cuya supervivencia depende de que mantengan el acceso a esas pesquerías. El 1er problema ya ha aparecido: 44 pesqueros franceses ya no pueden faenar alrededor la isla de Guernsey, que se halla junto a las costas francesas del Canal No obstante es una Dependencia Británica.