fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Los lobistas de EE.UU. a los cuales incluyó Maduro por 12 millones se niegan a representarle

Un bufete de abogados al que incluyó el régimen de Nicolás Maduro por 12,5 millones de dólares para tratar de sortear sanciones y, en última instancia, establecer un contacto indirecto con el gobierno de Donald Trump ha cedido a la presión de un conjunto de senadores republicanos y ha roto el acuerdo. Este periódico explicó de la existencia de ese contrato el 18 de enero, Después de que este se publicara en la base de información de lobistas del departamento de Justicia de Estados Unidos. El acuerdo lo firmó, por la parte venezolana, el Procurador General del régimen de Maduro, Reinaldo Muñoz Pedroza. A partir de que Juan Guaidó jurara el cargo de 1er magistrado encargado hace un año, la Casa Blanca ha aumentado las sanciones en contra de el régimen y ha presionado a sus socios europeos para que hagan lo mismo. Por eso sorprendió a destacados políticos republicanos que un bufete norteamericano cobrara esos 12,5 millones de dólares (11,2 millones de euros) por trabajar para un régimen al que Washington acusa de vulnerar los derechos humanos más básicos. Uno de esos senadores, Rick Scott de Florida, dijo ahora de que ABC y otros medios revelaran la existencia de esos contratos que no volvería a mantener reuniones con abogados y otros empleados de ese bufete, Foley & Lardner. <blockquote class=”twitter-tweet”><p lang=”es” dir=”ltr”>Es simple. Si alguna persona apoya a <a href=”https://twitter.com/NicolasMaduro?ref_src=twsrc%5Etfw”>@NicolasMaduro</a>, no Me quedaré callado. <a href=”https://t.co/Wk8uVmcWb6″>pic.twitter.com/Wk8uVmcWb6</a></p>&mdash; Rick Scott (@SenRickScott) <a href=”https://twitter.com/SenRickScott/status/1222994452438048769?ref_src=twsrc%5Etfw”>January 30, 2020</a></blockquote> <script async src=”https://platform.twitter.com/widgets.js” charset=”utf-8″></script> El senador Scott mandó una carta al bufete en la que se describía «asqueado» por el contrato. «Es chocante, dado que Maduro está perpetrando un genocidio en contra de su propio pueblo. Es un matón, un dictador que asesina a niños. Ninguna entidad de EE.UU. debería hacer negocios con el gobierno de Maduro, y mucho menos para representarle y defenderle aquí». La carta está fechada el 28 de enero, 10 días Después de que ABC publicara la información. En menos de dos días, Foley & Lardner había roto el acuerdo, Conforme reveló Scott. Este senador ha sido uno de los más firmes aliados de Guaidó en el Senado de EE.UU. y fue el único miembro del Senado que acudió al partido con la diáspora venezolana que el primer magistrado encargado tuvo el sábado. En su visita de una semana a EE.UU. Guaidó ha intentado verse con Trump, No obstante la Casa Blanca ha alegado incidentes de agenda para posponer un partido. Guaidó no confirmó el sábado en una rueda de prensa si es que ha sido invitado a presenciar el discurso del Estado de la Unión en Washington el martes. Contratos millonarios
En el acuerdo roto, que consta de dos documentos, el bufete Foley & Lardner y la casa de lobistas Sonoran Policy Group, subcontratada, se comprometían a «asesorar al cliente en el cumplimiento de las diversas sanciones económicas de EE.UU. que aplica la Oficina de Control de Activos Extranjeros y otras agencias del Gobierno» y «mitigar los riesgos legales y de otra naturaleza asociadas con la aplicación policial de esas sanciones». El acuerdo estaba fechado el 10 de diciembre. Una ley aprobada en 1938 por el Capitolio fuerza a todos los lobistas, abogados y relaciones públicas contratados por clientes extranjeros a registrarse ante al Departamento de Justicia norteamericano, que hace públicos los contratos y requiere un relevamiento semestral con todas y cada una y cada una de las comunicaciones de las partes con funcionarios y diputados. El pasado año la Casa Blanca reconoció a Guaidó Al igual que representante legítimo del pueblo venezolano, en un Solo intento de destituir a Maduro, que sigue en el poder debido al apoyo, entre otros muchos factores, del ejército, Cuba y Rusia. Venezuela vive la peor crisis económica de su historia, con una inflación galopante y un grave desabastecimiento de productos de 1era necesidad y medicinas.