Las comicios de Irlanda produce más quebraderos de cabeza para la UE en la negociación del Brexit

Uno de los puntos que más dolores de cabeza provocó a los negociadores europeos en el Tratado de salida del Reino Unido se dirigió precisamente la cuestión de la frontera irlandesa. El resultado de las comicios del sábado puede hacer que las negociaciones acerca de la relación futura se enrarezcan aún más y pongan a Londres a la defensiva. Por norma general, la Comisión Europea envía un mensaje de felicitación a todos los nuevos gabinetes que se constituyen en los países integrantes, con lo cual no es de aguardar una reacción por parte de las instituciones hasta la fecha en que no se haya concluido el recuento y hasta la fecha en que no se haya definido una coalición formal. Para luego es muy probable que los negociadores británicos estén muy atentos a cada una de Los dichos de ese mensaje del ejecutivo comunitario, En tanto que la posición de Irlanda en el Consejo Europeo puede disponer una influencia decisiva en las conversaciones acerca de la definición del marco futuro de relaciones. Lo que hace tan decisivo este resultado es la posibilidad de que movilice los sentimientos a favor de la unificación de la isla en Irlanda del Norte, cuyo panorama jurídico es muy distinto al de Escocia, Aunque comparte con esta otra región que en ambas el voto a favor de seguir en la UE viajó Ciertamente mayoritario. Si es que en determinado momento la provincia británica de Irlanda del Norte llegase a unificarse con la República de Irlanda, ello significaría su vuelta automática a la UE al haber sido anexionada por un país miembro, Al igual que Ocurrió en su jornada con la antigua Alemania del Este y la República federal de Alemania. Si es que Escocia llegase a separarse del Reino Unido, debería pedir su ingreso Al semejante que país tercero y pasar por todos y cada uno de los trámites, incluida la anuencia de todos los países integrantes. Relaciones futuras Es posible que en estos momentos este no sea el resultado que más conforte a Bruselas, Puesto que el fin principal es llegar a un pacto acerca de las relaciones próximas en los próximos nueve o bien diez meses Tal y como máximo y ante a un calendario tan estrecho lo único que no desea ahora Michel Barnier son elementos que puedan interferir el proceso. Puesto que Boris Johnson ha decidido que no pedirá ninguna extensión de este periodo transitorio en el que se encuentra su nación, caso de que no se hubiera llegado a un pacto Antes del 31 de diciembre la UE y el Reino Unido tendrían que convivir con las relglas de la Organización Mundial de Comercio. Quizá sería Irlanda el país que más sufriría las consecuencias de esa situación de no pacto, lo que Por su parte acabaría teniendo Indudablemente repercusiones políticas en el Parlamento de Dublín.