Los militares entran al Parlamento de El Salvador en plena crisis por el préstamo para combatir las pandillas

Sube la tensión entre Gobierno y Simposio en El Salvador por la aprobación de un préstamo de 109 millones de dólares para financiar la lucha en contra de las pandillas. Y es que el presidenta del país, Nayib Bukele, entró el domingo en la Asamblea Legislativa acompañado de militares y policías para conseguir que los legisladores votaran la autorización del crédito que debió de ser aprobado el sábado. La votación convocada por el presidente, Pero, no se celebró pues los diputados de oposición no acudieron. El Ejecutivo convocó la sesión de forma excepcional bajo el artículo 167 de la Constitución del país centroamericano, Porque el sábado tampoco se votó el préstamo por el hecho de que no hubo suficientes diputados para formar cuórum. El gobierno salvadoreño Necesita urgentemente esos fondos para financiar la fase III del llamado Plan Control Territorial, cuyo objetivo es combatir las bandas criminales. El decreto para aprobar el préstamo viajó introducido en noviembre de 2019. Un «obstáculo»
«Si estos sinvergüenzas [los diputados] no aprueban esta semana la fase III del Plan Control Territorial nos volvemos a convocar aquí el próximo domingo», dijo Bukele a sus seguidores que estaban reunidos a las afueras de la Reunión con El propósito de presionar a los legisladores. El presidente es del partido GANA, No obstante la Asamblea está controlado por el conservador Arena y el izquierdista FMLN, los que dominaron la política de El Salvador En medio los últimos veinte años hasta la llegada de Bukele a mediados de 2019. «El mandatario consignó que la negativa de la aprobación del préstamo representa un obstáculo para la consecución de los objetivos que buscan mejorar la seguridad de los salvadoreños, con lo que exigió al órgano legislativo enfocarse en las necesidades del pueblo y desarticular cualquier intento de insurrección que atente contra El Salvador», sostuvo la oficina de presidencia en un Solo parte emitido por la noche en Centroamérica, la madrugada en España. El punto 7 del artículo 167 de la Constitución de El Salvador permite al Ejecutivo convocar a la Reunión de forma extraordinaria «cuando los intereses de la República lo demanden», motivo por el que Bukele reunió a los diputados el último jornada de la semana. El presidenta del poder legislativo, Mario Ponce del encuentro PNC, ha convocado nuevamente a los parlamentarios el lunes para que se aborde la posible aprobación del crédito, acordado con el Banco Centroamericano de Integración Económica. La ONU pide diálogo
La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos emitió un comunicado solicitando a gobierno y parlamento que dialoguen para asegurar el Estado de Derecho. El Salvador es uno de los países más peligrosos con un total de 61,8 asesinatos por cada 100.000 habitantes, Conforme datos de 2017 de Naciones Unidas. La violencia que ejercen las pandillas, o bien maras, es uno de los principales factores detrás de esta violencia que causa que unos 500.000 centroamericanos emigren cada año a Estados Unidos, de contrato con estimaciones de Doctores Sin Fronteras. La lucha contra las pandillas ha sido uno de los objetivos prioritarios de Bukele, quien tomó posesión De exactamente la misma manera que presidenta en junio de 2019. El número de homicidios ha descendido un 58,8% entre enero de 2019 y 2020 Del mismo modo que resultado de las políticas implementadas por el presidenta, Según el una parte de prensa del gobierno. Comunicado de Bukele
«Este domingo, el presidenta Nayib Bukele hizo un llamado al pueblo salvadoreño a conservar la calma ante a los acontencimientos registrados en la Asamblea Legislativa por la negativa de los diputados a asistir a la plenaria convocada por el Consejo de Ministros, con base en el artículo 167, ordinal 7 de la Constitución de la República, donde se discutiría el préstamos para tercera fase del Plan Control Territorial que adelanta en la región», comienza el comunicado publicado por la Presidencia de la República de El Savador, donde Bukele «pide la calma frente la exigencia de insurrección».