fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Más de 4.000 refugiados, atrapados en la frontera entre Grecia y Turquía

A partir de la tarde del viernes, las autoridades griegas han reforzado la vigilancia de la frontera con Turquía, que ha sido cerrada a cualquier inmigrante irregular. El cierre se tiene que a la aviso del país vecino de permitir que los refugiados sirios puedan pasar Mediante Grecia y conseguir el resto de Europa. De hecho, Según distintas agencias de datos, más de 4.000 personas se encuentran bloqueadas bajo el frío y la precipitación entre las alambradas de las dos fronteras. La Policía griega ha llegado a usar gases lacrimógenos ante las pedradas de los inmigrantes que desean entrar, al paso que se asevera que las fuerzas turcas utilizan gases Además. Asímismo, muchos intentan entrar en Grecia por otros lugares más alejados de los puestos fronterizos. El ministro de Protección del Ciudadano, Mijális Crisojoídis, que se encuentra ya en Nea Orestiada, alrededor un puesto fronterizo, declaró que «la situación es difícil y desagradable». «Miles de personas desesperadas están atrapadas frente nuestras fronteras –señaló–. No han venido hasta aquí solos, son echados, rechazados y utilizados por el país vecino, Turquía». E insistió en que Grecia permite claro que no permitirá pasar a nadie sin documentos de viaje legales y se acuerda que el país «tiene fronteras, Europa tiene fronteras que los griegos mantienen». Una forma clara de manifestarse en contra de la Decisión turca de incrementar la presión sobre la Unión Europea, amenazando con caravanas de refugiados y Asimismo inmigrantes económicos. El presidenta turco, Recep Tayyip Erdogan, aseveró este sábado en Estambul que 18.000 inmigrantes han cruzado ya la frontera (algo que no corresponde con la realidad), añadiendo que podría incrementar hasta a 30.000 personas. Refuerzo de la vigilancia
El 1er ministro heleno, Kyriakos Mitsotakis, se reunió por la mañana con los ministros de Protección del Ciudadano, Exteriores, Defensa y otras autoridades civiles y militares. Según presentó Stélios Pétsas, el portavoz gubernamental, se acordó que se reforzarán las fuerzas griegas por tierra, en el caso de la frontera del norte cercana al río Evro, con policías, al tiempo que por mar, en caso de las islas cercanas a Turquía, se emplearán 52 barcos del servicio de Guardacostas y de la Marina. Para el Gobierno de Atenas, «Grecia ha sufrido un intento ilegal, organizado y masivo de inmigrantes queriendo atravesar sus fronteras y ha resistido». Pocos lograron entrar en territorio griego por tierra: unos 60 únicamente, que «no tienen relación alguna con Idlib» y que han sido arrestados por el momento. En las islas han llegado estos últimos un par de días unas 200 personas, La mayoría africanos. El primer ministro se ha puesto personalmente a la cabeza de la reacción griega frente lo cual se considera un chantaje por parte de Erdogan, que ha abierto sus fronteras para avalar el paso de personas cara Europa. Y considera que la única solución es el cierre de las fronteras para quien quiere entrar de manera ilegal, un gran cambio en frente de la pasividad política de los cuatro años de Gobierno radical. Los griegos no olvidan de qué manera más de un millón de personas ingresaron en Grecia en 2015 y de qué forma Después de el pacto entre Turquía y la UE muchos siguieron entrando y pocos fueron deportados. En una reciente encuesta, el 86% de los griegos entrevistados se mostraban a favor de deportar a quienes ingresaron de manera ilegal en el país. Y los periodistas que han hablado con los inmigrantes que desean entrar en Grecia recogen las mismas declaraciones, repetidas: «Queremos ir a Europa, vamos a entrar por Grecia, Queremos disponer mejor vida». Y La mayoría espera llegar a Alemania o a Suecia. El Gobierno griego no cesa en sus esfuerzos diplomáticos para lograr apoyo europeo, más ayuda para acelerar los procesos de asilo y futuras deportaciones, De este modo Del mismo modo que las nuevas infraestructuras en las islas más afectadas (Lesbos, Jíos, Samos, Leros y Kos), donde la población muestra su rechazo al crecimiento de inmigrantes. Ataque a un almacén de armas químicas
El presidenta turco, Recep Tayyip Erdogan, confirmó este sábado que el Ejército turco bombardeó de madrugada un depósito de armas químicas en el noroeste de Siria. El supuesto ataque se genera Tras la muerte de al menos 36 soldados turcos en la provincia de Idlib, último bastión opositor y fin de una gran ofensiva de Damasco y su aliada, Rusia. Las autoridades sirias respondieron que Versa de una «mentira», notifica Efe. En tanto, las facciones opositoras sirias respaldadas por Ankara arrebataron Ayer a las tropas sirias el control de Varios poblaciones en el noroeste Después de recibir más suministros de Turquía.