Trump moviliza a sus bases para la victoria ante al socialismo

En cuatro años, Donald Trump ha transformado completamente la política estadounidense, sobre todo su propio encuentro y la relación de este con las bases conservadoras. La demostración quedó patente este sábado, en el horario el presidenta de EEUU se dirigió recibido con una larga y cerrada ovación en la Conferencia de Acción Política Conservadora, La misma de la que se ausentó hace exactamente cuatro años, A lo largo de su 1era campaña electoral, en queja por la resistencia que detectaba dentro de las élites del Encuentro Republicano. «En estas elecciones defenderemos nuestra fe, nuestra historia, nuestras fronteras y todas y cada una y cada una de las libertades que Dios nos ha dado», afirmó el primer magistrado en su discurso, que sirvió de clausura a una conferencia de pago a la que han acudido unas 10.000 personas. El mayor simposio de votantes conservadores de EEUU, que se festeja anualmente en la zona metropolitana de Washington, le ha brindado un enardecido apoyo a Trump en su campaña para ser reelegido en noviembre. Más si su contrincante es el demócrata Bernie Sanders, que se proclama socialista y que de momento va ganando las primarias en un lugar muy dividido. El lema de este simposio ha sido, de manera resumida, el de Trump en contra de el avance del socialismo en América. Con Sanders también
En el congreso han participado familiares del presidenta, incluidos sus hijos Don Jr. e Ivanka; sus ministros y su vicepresidente, y políticos que le apoyan Desde todos los rincones del planeta, incluidos el padre y También ideólogo del Brexit, Nigel Farage, quien avisó en un discurso: «Deberíais estar todos trabajando para que gane las primarias demócratas Bernie Sanders, eso es garantía segura de que Donald Trump se quedará en la Casa Blanca». Cada año en este poder legislativo, conocido Al igual que Cpac por sus siglas en inglés, se produce una votación informal acerca de quién sería el candidato republicano a la presidencia ideal. Lo curioso es que en 2016 no se dirigió Trump quien ganó, Sino que el senador Ted Cruz, que le disputaba las primarias. Este sábado ese pasado quedó borrado. Cientos de personas lucían las gorras rojas de Trump con el lema de su campaña, «Hagamos América grande de nuevo». El encuentro Republicano era, más que nunca, el partido de Trump. Hace ocho años, la mencionaba encuesta la ganó Mitt Romney, pretendiente perdedor en 2012. De este modo tal y como Romney, ahora miembro del Senado republicano por Utah, votó contra Trump en el juicio político del impeachment, Ayer el 1er magistrado le llamó en su discurso «maleante», a lo que la audiencia aplaudió enfervorecida. Hace apenas una década este encuentro de votantes, cuyas entradas cuestan De este modo como mínimo 300 dólares (unos 270 euros), iba perdiendo aforo y patrocinadores año Después de año. Con Trump, las cosas han cambiado. Este año ha colgado el cartel de completo. «Vaya, Del mismo modo que ha crecido este evento, A mí me pregunto por qué», se preguntó el presidenta en su discurso. «Trump, es Trump», le respondieron A partir de la audiencia.