fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Ciencia Sociedad

El temible y gigantesco imperio mongol dependía de una niña semilla

A principio del siglo XIII Gengis Kan y a continuación su sucesor, Ogadai Kan, aplastaron a la dinastía Jin (o Jurchen) en China y al Imperio Corasmio, en Asia Central, sacudiendo los cimientos de Oriente. Posteriormente sus conquistas les llevaron hasta Rusia, Polonia y Hungría, construyendo el 2do imperio más extenso de la historia. Se suele pensar que los mongoles no fueron más que una horda de guerreros despiadados montados sobre caballos. Sin embargo la realidad es que su gran instante en el río de la historia se dirigió De la misma forma resultado de la erección de un sofisticado estado y de una considerable compilación de avances tecnológicos. Esta semana, una investigación publicada en la gaceta «Scientific Reports» ha mostrado una nueva evidencia de que fue Así. Investigadores del Instituto Max Planck de Ciencia para la Historia Humana de Alemania han presentado pruebas de que la dieta de los mongoles dependió en enorme medida del mijo, un cereal que señala la presencia de un complejo sistema económico. «Los imperios mongoles se han solido retratar Al idéntico que Conjuntos de jinetes violentos, Del mismo modo que una excepción a la idea de qué es un imperio», ha dicho para «Cosmosmagazine.com» Shevan Wilkin, directora de la investigación. El cine y los libros han fijado la imagen de que la expansión de los mongoles se basó en el consumo de leche y carne, y se ha difundido la idea de que las comunidades de pastores de la vigente Mongolia son Al idéntico que una reliquia de aquel pasado. El problema es que esta visión De la misma forma ha llegado al planeta académico, tal De la misma forma que escriben los creadores en el estudio. No Solo una horda de pastores «Los imperios son, Aunque, inherentemente complejos y, por definición, extienden su control acerca de varias sociedades, culturas y economías, De esta forma tal como distintos paisajes», han escrito. Dado que Además, otras investigaciones van mostrando que los imperios no solían depender de una única fuente de comida, «no es sorprendente, por lo tanto, que los registros (…) estén comenzando a apuntar firmemente la posibilidad de que los imperios mongoles no dependían Sólo del pastoreo de leche, Sino más bien que De la misma forma dependieron de la agricultura, los oficios especializados y redes comerciales que se extendieron miles de kilómetros». En esta situación, los científicos se propusieron llevar a cabo un análisis de isótopos de carbono y nitrógeno en decenas de individuos que vivieron hace milenios. Su fin era averiguar si es que sus análisis confirmaban las evidencias reconocidas o bien arqueobotánicas que sugieren que la dieta de los mongoles dependían de forma notable del mijo. En concreto, analizaron 80 muestras de huesos y 108 de dientes, de un total 137 individuos provenientes de 60 yacimientos. Todos ellos vivieron en un Sólo periodo comprendido entre el 4.500 a.C., entre el Neolítico y la Edad del Bronce, y el siglo XIII, en el que se levantó el imperio mongol, lo cual ha permitido establecer un contexto con el que evaluar de qué forma evolucionó la dieta En medio milenios. Carbono 13 y Nitrógeno 15
Los científicos hicieron análisis de isótopos de carbono 13 en el colágeno de los huesos y en la biopatita, un componente de la dentina, en los dientes. La relación entre Los dos permite estimar qué proporción de la dieta de una persona dependió de la carne y no del componente vegetal. Además llevaron a cabo análisis suplementarios con isótopos de nitrógeno 15. Además dividieron las muestras en cuatro periodos (temprano, Desde el Neolítico a la Edad del Bronce), Edad del Hierro temprana, y periodos Xiongnu y Mongol. Gracias a esto, han podido observar que Ya antes de la aparición de los primerios imperios, la dieta dependía en gran medida del ganado y de los animales salvajes, No obstante que la dieta pasaba a depender más de los vegetales simultáneos que se desarrollaron los estados. Un recambio de dieta generalizado
«Nuestros resultados demuestran un desenvolvimiento en el consumo de plantas (…) comenzando en el 800 en seguida de Cristo, casi con toda seguridad reflejando el consumo de mijo, tal De La misma manera que sugieren las evidencias arqueológicas», escriben los autores del estudio. «El aumento del consumo de mijo en la estepa euroasiática con el tiempo (…) apunta que los imperios mongoles históricos estuvieron apoyados en la diversificación de estrategias económicas, más que en un pastoreo uniforme y especializado», prosiguen. «En vez de hordas errabundas, estos imperios estuvieron soportados por pastores y granjeros que desempeñaron varias estrategias de subsistencia que descubrieron su fuerza en la diversidad», ha dicho Shevan Wilkin. Esto sugiere que las reservas de grano tuvieron un papel fundamental en la expansión territorial de los mongoles, Tal y como Tuvo lugar con otros imperios históricos. La compleja economía del imperio mongol
Lo cierto es que la imagen de los mongoles De este modo tal como miembros de una horda de salvajes no están haciendo justicia a la realidad, Conforme se puede leer en este artículo de «National Geographic». Incorporaron la pólvora y el papel, provenientes de China, e inventaron la leche seca, el portería compuesto y el estribo de metal. En el ámbito militar, sus victorias se deben al uso de tácticas avanzadas y flexibles. a su vez, establecieron centros de administración y cooperativas rurales, con impuestos estables, para obtener recursos de una manera más fiable. Asimismo promovieron el comercio y la libertad religiosa. Ciertas investigaciones aproximadamente recientes han sugerido que su detonación se debió a una racha de clima muy favorable que aumentó la producción del pasto y que permitió criar mayores cantidades de ganado.