fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Ciencia Sociedad

Jornada de las Matemáticas: ponga a prueba su destreza resolviendo enigmas históricos

Pese a llevar bastantes años diciendo que Likes la matemática recreativa y divulgar las matemáticas Mediante este sistema, En el momento en que Me siento a escribir para un público general e intento acotar lo que se entiende por matemática recreativa A mí me viene a la cabeza la imagen de unos contertulios en TVE comentando la película La dama de Shangai: uno de ellos aseveraba que podía decir lo cual ocurría en la película, No obstante no de qué iba. Más o menos A mí me ocurre los mismo: puedo poner bastantes ejemplos de actividades, escritos o bien inconvenientes que se consideran matemática recreativa, No obstante quizá no sea capaz de definirla correctamente. Quizá los lectores de este artículo puedan ayudarnos a descubrir una definición. El origen del concepto
Lo primero que tiene que hacer un científico al estudiar un tema es buscar en los antecedentes: qué progresos hay en esa materia y qué se ha dicho con anterioridad. Procediendo consecuentemente, partido un artículo escrito por Charles W. Trigg y publicado en Mathematics Magazine en 1978, con el sugerente título What is Recreational Mathematics? (¿Qué son las matemáticas recreativas?). En ese artículo, Trigg empieza diciendo que es muy bastante difícil encontrar una definición y que no es nada recreativo ese problema. Acaba con que, Del mismo modo que sobre gustos no hay nada escrito, no hay una clasificación que decida qué asuntos pertenecen a las matemáticas recreativas y cuáles no. A la sazón, Trigg se dirigió editor de la sección de recensiones de libros para Journal of Recreational Mathematics, por lo cual la suya debería ser una opinión cualificada. Desafíos curiosos
A pesar de no poder dar una definición, sí que podemos estar aproximadamente de contrato en que lo cual se presenta Además que matemática recreativa a menudo comprende una serie de problemas curiosos que de entrada no están relacionados con resultados importantes y serios de la matemática, No obstante que tienen algún aspecto que nos reta o sobre el que queramos pensar por puro placer o bien entretenimiento. Personalmente, tengo mucho cariño al libro De Viribus Quantitatis (Acerca de el poder de los números), de Luca Pacioli (escrito en torno a 1508) Porque en él es donde se encuentra la primera mención en la literatura a un juego de magia con cartas. Este libro presenta, entre otras cosas, una compilación bastante buena de curiosidades matemáticas Al igual que juegos, inconvenientes y construcciones con papel que podrían considerarse Así tal como matemática recreativa. Presenta De la misma forma ciertos cuadrados mágicos, De exactamente la misma forma que el cuadrado de Júpiter que Alberto Durero plasmó en su grabado Melancolía y que Josep Maria Subirachs adaptó para la Basílica de la Sagrada Familia. El famoso problema de las pesas
El que se considera Al igual que el 1er libro dedicado íntegramente a la matemática recreativa es Problèmes plaisants et délectables, de Claude-Gaspard Bachet de Méziriac (1624). En él figuran de manera sistemática muchos incidentes que creadores precedentes habían publicado Sin embargo de manera dispersa. Entre otros, presenta el problema de las pesas, que animamos a los lectores a pensar y, si desean, proponer sus soluciones en los comentarios al artículo: Un mercader tiene una pesa de cuarenta libras que se cae y al chocar con el suelo se rompe en cuatro trozos. En el momento en que se vuelven a pesar esos trozos ve que el peso de cada uno de ellos es un número entero y que, combinados, con ellos se puede lograr cualquier peso entero entre 1 y 40 libras. ¿Cuales son los pesos de esos trozos? La 1era vez que se EEUU la palabra recreación en el título de un libro con contenido científico es en 1694, En el momento en que Jacques Ozanam publica Récréations mathématiques. Este libro sigue siendo auténtica referencia, más todavía Porque, Tras Ozanam, fue Montucla quien siguió editándolo (y mejorándolo). Una de estas ediciones se tradujo al inglés por Charles Hutton en 1803, Pero fue en 1840 en el horario Edward Riddle compuso una nueva edición de este libro y en ella aparece un juego que no estaba en las ediciones anteriores, Pero sí en el libro El Brujo en sociedad, publicado por Juan Mieg en 1839. Pionero de la ciencia recreativa
Mieg había nacido en Suiza Sin embargo se había formado en Alemania y Francia. Su relación con otros científicos europeos viajó importante para quitar a España del aislamiento científico en el que estaba en ese momento. Se le reconoce Del mismo modo que uno de los pioneros de la ciencia recreativa y es posible que la primera vez que se publicó el juego de las tarjetas de adivinación tal Del mismo modo que lo realizamos El jornada de hoy fuera en su libro. Edouard Lucas posteó sus libros Récréations mathématiques entre 1882 y 1894. Era muy aficionado a la criptografía. Resolvió el problema de los anillos de Cardano e ideó el problema de las Torres de Hanoi, que prosigue siendo muy popular y que, aun, aparece en la película El origen del planeta de los simios Al idéntico que una de las pruebas que están haciendo a César para estudiar su inteligencia.<iframe height=”286″ src=”https://www.youtube.com/embed/_YP781HgzTE” frameborder=”0″ allowfullscreen style=”width:100%;”></iframe> Entre tanto tanto, Charles Lutwidge Dodgson, conocido Al idéntico que Lewis Carroll, escribía obras en las que entremezclaba matemáticas con lógica, con enigmas, con juegos de palabras e inclusive con magia. Estamos nuevamente ante un conjunto de temas que se pueden valorar Tal y como matemática recreativa. Un problema para solucionar sin lápiz ni papel
Carroll se ganaba la vida Del mismo modo que maestro de Matemáticas, Aunque ha pasado a la posteridad por su labor de escritor y su obra Alicia en el País de las Maravillas. Entre otras obras podemos resaltar sus Pillow Problems, de los cuales él mismo decía que estaban concebidos para ser pensados sin usar lápiz y papel. El problema que proponemos entonces, y sobre al que seguro que los lectores ofrecerán distintos soluciones, se dirigió planteado por Carroll en The Monthly Packet en febrero de 1880. Y aún continua sorprendiendo. Esperamos sus aportaciones: Si 6 gatos cazan 6 ratones en 6 minutos, ¿cuántos gatos se necesitarán para cazar 100 ratones en 50 minutos? A finales del siglo XIX figuran dos figuras fundamentales en la popularización de la matemática recreativa: Henry Dudeney, quien escribió e ilustró En medio 20 años la sección de puzles matemáticos de la gaceta británica The Strand (muy popular por ser en ella donde Empezaron a publicarse las aventuras de Sherlock Holmes) y, al otro lado del Atlántico, Sam Loyd, intérprete y escritor de una famosa recopilación famosa Al parecido que la Cyclopedia of puzzles. A menudo Ambos escritores publicaban versiones diferentes del mismo juego. Podemos comparar el estilo de Los dos echando un vistazo, por servirnos de un ejemplo, a The Canterbury Puzzles. El enigma de la cruz y la luna
Nos ha quedado pendiente hablar de la matemática recreativa en los siglos XX y XXI. En ellos siglos esta disciplina ha crecido. Lo dejamos para una próxima situación, no sin Ya antes retornar a Loyd y uno de sus fantásticos enigmas con ilustración: He acá un bonito y científico rompecabezas aliado del famoso problema matemático de Hipócrates sobre la relación de un cuadrado con una luna. El problema en este caso es hallar de qué manera convertir ese Cuarto creciente en una cruz griega, Al idéntico que la mostrada sobre el cuero cabelludo de la diosa, cortando la luna en el menor número de piezas que se puedan juntar para formar la cruz. Fernando Blasco es profesor Titular de Universidad de Matemática Aplicada. Área de interés: educación, divulgación y comunicación científica., Universidad Politécnica de La capital española (UPM) Este artículo se dirigió publicado originalmente en The Conversation. <img src=”https://counter.theconversation.com/content/131946/count.gif?distributor=republish-lightbox-advanced” alt=”The Conversation” width=”1″ height=”1″ style=”border: none !important; box-shadow: none !important; margin: 0 !important; max-height: 1px !important; max-width: 1px !important; min-height: 1px !important; min-width: 1px !important; opacity: 0 !important; outline: none !important; padding: 0 !important; text-shadow: none !important” />